sábado, septiembre 13, 2014

Historia de la salvación

Primero Dios creó el mundo en siete días o etapas, luego creó a Adán y enseguida, de una de las costillas de Adán, creó a Eva; y los puso en un paraíso donde podían gozar de Dios y no les faltaba nada. No había dolor, ni frío, ni hambre: era un lugar ideal para vivir, donde podrían ser felices por siempre. Sólo les
puso una condición para vivir ahí: obedecerle. Les dijo que podrían comer de todos los muchos árboles que había en el paraíso, menos uno en especial. El diablo se les apareció en forma de una serpiente, y les dijo que si no obedecían a Dios les iría mejor en la vida. Ellos le creyeron al diablo y desobedecieron a Dios y por ello perdieron su gracia ante Él. Entonces Dios los echó de ese jardín paradisiaco, por desobedientes, pero les hizo la promesa de que si aprendían a obedecerle en la tierra, un día regresarían con Él, y volverían a ser felices. 
Caín y Abel. Noé y el diluvio. 
Ya en la tierra, Adán y Eva tuvieron dos hijos: Caín y Abel Gen 4; Caín que era malo mató a Abel. Adán y Eva tuvieron más hijos que se multiplicaron y con el tiempo la humanidad creció mucho, pero eran en su mayoría malos y disgustaban a Dios por lo que un día Dios decidió que los tenía que eliminar y lo hizo con un diluvio, Gen 7 del que sólo se salvaron, Noé y su familia. Noé era justo ante los ojos de Dios y por ello, Dios decidió que al destruir a la humanidad, iniciaría una nueva cuenta con él; por lo que le indicó que hiciera un arca para que se salvara él, su familia, y muchos animales. Dios hizo un pacto con Noé, donde el Señor se comprometió a no destruir la humanidad con un nuevo diluvio y a proteger a Noé y a su familia. Gen 9:9- 17 De esta familia que se multiplicó con el tiempo, se formó una nueva humanidad y al paso de muchos años, ya estaba el mundo conocido, lleno otra vez de diferentes naciones. 
La torre de Babel 
Luego, cuando ya eran muchos los hombres sobre la tierra, un día decidieron hacer una torre muy alta en la ciudad de Babel Gen 11, pero Dios les confundió el lenguaje y aparecieron otros idiomas y como cada uno hablaba lengua diferente, ya no se pudieron entender entre sí y se separaron por diferentes rumbos del mundo.  
Dios llama a Abram 
Tiempo después, de una de las ciudades ubicadas en Mesopotamia, la que se llamaba Ur, el Señor escogió a un hombre llamado Abram que en ese tiempo tenía 75 años, y lo invitó a ser su amigo y a servirlo. Gen 12 Por ser su amigo, Dios le prometió que le daría una gran descendencia, con la que Él, Dios, se formaría un pueblo seleccionado para sí mismo. Dios le indicó a Abram, que se alejara de su tierra y su familia y se fuera a una tierra nueva, que Él le daría. Y Abram le creyó a Dios y se fue a vivir a la tierra que el Señor le señaló. Un día unos reyes atacaron a Lot el sobrino de Abram, le robaron sus cosas y se lo llevaron a él y a su familia; Dios ayudó Abram y éste pudo recuperar a su sobrino con su familia y pertenencias. Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19 y le bendijo, diciendo: «Bendito sea Abram, por Dios Altísimo, Creador de los cielos y la tierra.20Y bendito sea Dios Altísimo, que derrotó a tus enemigos por ti». Gen 14:17-20

La circuncisión, señal del pacto 
Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando se le apareció otra vez Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto. 2 Y pondré mi pacto entre Mí y ti, y te multiplicaré en gran manera. Este es mi pacto, que guardaréis entre Mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros. Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. Gen 17:1-10 A Saraí tu mujer no la llamarás Saraí, mas Sara será su nombre. 16 Y la bendeciré, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá a ser madre de naciones Gen 17:15-16 
Destrucción de Sodoma y Gomorra 
Tiempo después, Dios decidió acabar con las ciudades más pecadoras de aquel rumbo: Sodoma y Gomorra. Abraham intercedió por ellas en base a que quizá hubiera algunos habitantes que fueran justos, pero al no hallarlos, Dios decidió destruirlas, pero antes envió a dos ángeles a Sodoma a rescatar a Lot el sobrino de Abraham. Una vez que estuvieron fuera de Sodoma, Lot, su esposa y sus dos hijas, Dios envió fuego del cielo y destruyó a las ciudades pecadoras. Uno de los ángeles les había dicho que sólo huyeran y no voltearan para atrás, pero la mujer de Lot volteó a ver y se convirtió en estatua de sal. Gen 19 
Nacimiento de Isaac 
Abraham tenía 100 años cuando tuvo a su hijo Isaac, su esposa Sara tenía en ese entonces 99 años. (Hacía 25 años que esperaba el cumplimiento de las promesas de Dios, de hacerlo padre de una gran pueblo)Gen 21 
Dios ordena a Abraham que sacrifique a Isaac 
Cuando Isaac estaba mayorcito, el Señor le pidió a Abraham que le sacrificara a su único hijo, donde descansaban todas sus promesas, y Abraham estuvo dispuesto a hacerlo por obedecer. Cuando lo iba a matar, llegó un ángel de Dios y se lo impidió; Dios no quería el sacrificio, sólo quería probar la fe de Abraham. Gen 22 
Jacob y Esaú 
Cuando Isaac fue mayor, se casó con Rebeca y tuvo dos hijos gemelos: Jacob y Esaú. Gen 25: 24- 26. El mayor de los dos era Esaú y le tocaba el derecho de primogenitura, por lo que heredaría las bendiciones de Dios; pero éste decidió vender sus derechos a su hermano Jacob, por un plato de lentejas, un día que tenía mucha hambre. Gen 25: 31-34 
Dios se aparece a Jacob en Betel 
Esaú se molestó con Jacob y pensó en matarlo, por lo que éste se fue a casa de su tío Labán en Haram Gen 27:43-44 Cuando Jacob iba camino a Haram durmió en el camino y vio en sueños una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba el cielo; y ángeles de Dios que subían y descendían por ella. 13 Y Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra… Gen 28:12-14 
Jacob lucha con el ángel en Peniel 
Jacob tuvo doce hijos, el menor de los cuales se llamó José. Se regresó Jacob con sus hijos y esposas a la casa de su padre Isaac. En el camino, luchó con un ángel toda una noche y al amanecer, el ángel le dijo: déjame porque va a amanecer; Jacob le dijo no te soltaré hasta que me bendigas. El ángel le dijo: tu nombre ya no será Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido Gen 32:24-28 
José es vendido por sus hermanos 
Jacob-Israel amaba a sus hijos, pero amaba más a José, porque lo había tenido en su vejez, y le hizo una túnica de colores. Viendo los hermanos que Jacob amaba más a José, llegaron a odiarlo y le tenían envidia. José tuvo un sueño en el que todos los hermanos ataban manojos de zacate en el campo, pero los manojos de sus hermanos se inclinaban ante el manojo de él. Otro día soñó que el sol, la luna y once estrellas se inclinaban ante él; y sus hermanos se enojaban más con él por esos sueños. Un día en que los hermanos cuidaban su ganado, Jacob-Israel mandó a José a que viera como estaban sus hermanos. Ellos cuando lo vieron venir, pensaron matarlo y decidieron al fin mejor venderlo como esclavo a unos mercaderes que iban a Egipto; y estos lo vendieron a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia. Gen 37 
José y la esposa de Potifar 
José trabajó en la casa de Potifar un tiempo, hasta que la esposa de éste le propuso que los dos se hicieran pareja y traicionaran a Putifar, al no aceptar José, la esposa de Putifar se molestó y lo acusó ante su esposo, de quererla deshonrar, por lo que éste lo hizo encarcelar. 
José interpreta sueños y es gobernador de Egipto 
Ya en la cárcel, en José pronto se manifestó la presencia del Señor, pues José se ganó la confianza del carcelero, quien lo puso a cargo de los demás presos. Gen 39:21-23 Un día José interpretó los sueños del Jefe de coperos y del Jefe de panaderos, de Faraón, que por esos días estaban en la cárcel, junto con él. Gen 40:12-23 Dos años después, siendo aún preso, José interpretó un sueño del faraón en el que vio que había siete vacas gordas y luego siete vacas flacas, pero las siete flacas se comían a las siete gordas, lo que José le interpretó de parte de Dios, que después de siete años de abundancia vendrían sobre Egipto siete años de hambre; por lo que el faraón, viendo la sabiduría de José, lo nombró gobernador de Egipto. Gen 41:1-46 Se dieron los siete años de abundancia que había dicho el Señor por boca de José y siguieron los siete años en que hubo hambre en la tierra de Egipto y los alrededores. De Canaán llegaron los hijos de Jacob a comprar trigo y se encontraron con su hermano José que ahora era el gobernante de Egipto. José los invitó a vivir en Egipto y les pidió que vayan por su papá Jacob Israel y que lo trajera con ellos. Gen 42-45 y así se quedaron los hijos de Jacob Israel a vivir en Egipto durante muchos años, en los que se multiplicaron y llegaron a ser un gran pueblo. 
F. Javier Contreras

No hay comentarios.:

Publicar un comentario