sábado, octubre 11, 2014

Después de los 60: Veinte reglas básicas

1. Es hora de usar el dinero que usted ahorrò durante toda su vida. Usarlo para usted, no para guardarlo para que lo disfruten los que no conocen el sacrificio de haberlo conseguido, generalmente personas que ni siquiera son de la familia: Yernos y nueras!! Recuerde que no hay nada mas peligroso que un yerno con ideas. Cuidado: No es época de inversiones por maravillosas que parezcan, estas solo le traerán angustias y esta época es para tener mucha paz y tranquilidad.
2. Deje de preocuparse con la situación financiera de hijos y nietos; no se sienta culpable de gastar su dinero en usted mismo. Probablemente, usted ya les ofreció lo que fue posible en la infancia y juventud como una buena educación. Ahora por tanto, la responsabilidad es de ellos. 
3. Ya no es época de sostener a nadie de su familia; sea un poco egoísta, mas no usurero. Tenga una vida saludable, sin grandes esfuerzos físicos. Haga gimnasia moderada y aliméntese bien. 
4. Compre siempre lo mejor y mas fino, al fin y al cabo es para usted. Recuerde que en esta época, un objetivo clave es gastarse el dinero en usted, en sus gustos y caprichos. Después de muerto el dinero solo genera odios y rencores. 
5. Nada de angustiarse por poca cosa. En la vida todo pasa, sean los buenos momentos que deben ser recordados, sean los malos que deben ser rápidamente olvidados. 
6. Independiente de la edad, mantenga vivo el amor siempre. 
7. Esté en todo momento limpio, tome un baño diario; sea vanidoso, frecuente al peluquero, arréglese las uñas, vaya al dermatólogo, al dentista y use perfumes y cremas con moderación. Ya que ahora usted no es guapísimo, esté por lo menos bien cuidado. 
8. Nada de ser muy moderno, intente ser clásico. Es triste ver gente mayor con peinados y atuendos hechos para jovencitos. 
9. Manténgase siempre actualizado. Lea libros y periódicos, oiga radio, vea buenos programas en la TV, ingrese a internet, envíe y responda e-mails, llame a los amigos. 
10. Respete la opinión de los jóvenes a pesar que a veces pueden estar equivocados. 
11. Jamás use la expresión “en mis tiempos”. Su tiempo es hoy. 
12. No caiga en la tentación de vivir con los hijos o nietos aunque de vez en cuando vaya unos días como invitado. Consiga más bien un ama de llaves que le acompañe y colabore con las tareas del hogar y sólo tome esta decisión cuando no dé más o el fin esté bien próximo. Puede ser muy divertido convivir con gente de su generación y lo más importante, no dará trabajo a nadie. 
14. Cultive un “hobby” como viajar, caminar, cocinar, leer, danzar, criar un gato, un cachorro, cuidar de plantas, jugar cartas, golf, ingresar a Internet, pintar, ser voluntario o coleccionar algo. Haga lo que le gusta y lo que sus recursos le permitan. 
15. Acepte todas las invitaciones de bautizo, grado, cumpleaños, casamiento, conferencias. Visite museos, vaya al campo.... lo importante es salir de casa por un rato. Pero no se disguste si no lo invitan porque a veces no se puede. Seguramente cuando usted era joven tampoco invitaba a sus padres a TODO. 
16. Hable poco y oiga más pues su vida y su pasado sólo le interesan a usted mismo. Si alguien le pregunta sobre esos asuntos, sea breve y procure hablar de cosas buenas y agradables. Jamás se lamente de algo. 
Hable en tono bajo y con cortesía. No critique nada, acepte las situaciones tal como son. Todo es pasajero. Recuerde que pronto volverá a su casa y a su rutina. 
17. Los dolores y las molestias estarán siempre presentes, no las vuelva más problemáticas de lo que son hablando sobre ellas. Trate de minimizarlas. Al final, ellas lo afectan solamente a usted y son problemas suyos y de sus médicos. 
18. No permanezca tan apegado a la religión ahora de viejo, rezando e implorando todo el tiempo como un fanático. Lo bueno es que en breve, podrá hacer sus pedidos personalmente. 
19. Ría, ría mucho, ría de todo, usted es un suertudo, usted ha tenido una vida, una larga vida, y la muerte será solamente una nueva etapa incierta, así como fue incierta toda su vida. 
20. Si alguien le dice que ahora usted no hace nada de importancia, no se preocupe. Lo más importante ya fue hecho: usted y su historia, buena o mala, ¡ya sucedió! 

RECUERDA: 

“No te rindas, por favor no cedas aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento”......... 

ERASE UNA VEZ UN JUBILADO CABRON QUIEN PLATICÓ: 

La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo qué hago cada día, ahora que ya estoy jubilado... 
Pues bien, por ejemplo, el otro día fui al centro y entré a las oficinas de paquetería UPS, a recoger un paquete que me había llegado, sin tardar en la gestión ni cinco minutos. 
Cuando salí, un agente de Tránsito estaba rellenando una infracción por estacionamiento prohibido. 
Rápidamente me acerqué a él y le dije: “¡Vaya hombre, no he tardado ni cinco minutos...! Dios le recompensaría si hiciera un pequeño gesto para con los jubilados...” 
Me ignoró olímpicamente y continuó llenando la infracción. 
La verdad reconozco que me propasé un poco y le dije que no tenía madre. Me miró fríamente y empezó a rellenar otra infracción, alegando que, además, no traía el engomado. 
Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que yo estaba tratando con un pendejo, que cómo le habían dejado entrar en Tránsito.... 
Él acabó con la segunda infracción, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera. 
No me achiqué y así estuve como 20 minutos llamándole de todo, desde Pendejo hasta Joto... Él, a cada insulto respondía con una nueva infracción. 
Con cada Infracción que llenaba, se le dibujaba un sonrisa que reflejaba la satisfacción de la venganza... 

Después de la enésima infracción... le dije: 
¡Suerte viejo, me voy, ya llegó mi autobús!!!! 
Desde mi jubilación, ensayo cada día cómo divertirme un poco. Es importante a mi edad para no aburrirme!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario