sábado, octubre 11, 2014

El insólito caso del padre Charbel Mankhlouf

3 mensajes 
* Un impresionante caso fue el de San Charbel Makhlouf, nació el 8 de mayo de 1828 en un pequeño poblado del Líbano llamado Biqa-Kafra. Era el quinto hijo de Antonio Makhlouf y Brígida Choudiac .El 16 de diciembre de 1898 estaba celebrando la misa hacia las once de la mañana, cuando le sobrevino un ataque de parálisis en el momento de la consagración. Murió el 24 de diciembre y sus restos reposan en el monasterio de San Maron después de ser enterrado sin ataúd, se le hallo 4 meses mas tarde flotando sobre un gran cubículo de agua y barro totalmente incorrupto y sudando tal cantidad de sangre que los custodiadotes del cadáver tuvieron que verse obligados a cambiarle la sotana en multitud de ocasiones. 
Los médicos entonces decidieron extirparle las vísceras, ya que según estos eran las culpables del brote de sangre, pero tras hacerlo, se asombraron al descubrir que continuaba brotando de sus poros, por lo que tomaron la drástica decisión de enterrarlo en un ataúd de madera recubierto de cinc y emparedarlo en la cripta del monasterio de San Maron. Corría el año 1927.... 
En el año 1950, debido a unas humedades decidieron abrir la pared donde este fue enterrado y descubrieron con pavor como la madera y el cinc estaban en muy mal estado debido a la feroz sudoración de sangre, pero descubrieron además que el cuerpo de Charbel seguía en perfecto estado tal y como el
día en que murió casi 40 años después. Los informes médicos aclaran que el santo en su tiempo dentro de la tumba sudo gran cantidad de sangre. Por cincuenta y cuatro años consecutivos fue desenterrado el cuerpo de san Charbel y siempre se veía el cadáver tan fresco y flexible como si estuviera dormido. Aunque un médico retiró finalmente todos los órganos del cuerpo, el flujo de sangre no paraba. Con la unción de este líquido, se dieron muchísimas curaciones milagrosas, y no sólo del cuerpo sino del alma: pecado, indiferencia, odio e incredulidad.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario