domingo, abril 12, 2015

Historia de la salvación

Basados en el libro de Samuel 2 de la Santa Biblia 

David se entera de la muerte del rey Saúl y es ungido rey 

Después de la muerte del rey Saúl, un soldado de Israel que escapó a la matanza, fue a avisarle a David que el rey había muerto. Vinieron los ancianos de Judá a Hebrón donde vivía David y lo ungieron como rey de Judá. Después vinieron los ancianos del resto de Israel y lo reconocieron también, con o que David fue rey de todo el país. Era David de treinta años cuando comenzó a reinar, y reinó cuarenta años. 2 SAMUEL 2: 4 y 5:3-5 

David toma Jerusalén 
Después de esto, marchó el rey y su gente contra la ciudad de Jerusalén que estaba en poder de los jebuseos; la tomó y la convirtió en su capital, a la que llamó: “Ciudad de David”2 SAMUEL 5:6-9

Hiram rey de Tiro envía embajadores a David 
11 También Hiram rey de Tiro envió embajadores a David, y madera de cedro, y carpinteros, y canteros para los muros, los cuales edifi caron la casa de David. 12 Y entendió David que Jehová le había confi rmado por rey sobre Israel, y que había engrandecido su reino por amor de su pueblo Israel. 2 SAMUEL 5:11-12 

David traslada el Arca a Jerusalén 
David reunió a lo más selecto de su pueblo y con treinta mil hombres hizo trasladar el Arca de la Alianza a la capital. La pusieron en una carreta nueva y se inició la caminata. David y todo el pueblo de Israel bailaban y cantaban delante del Arca, acompañados por diversos instrumento musicales. 
David continuó danzando con todas sus fuerzas ante el Arca. Cuando la procesión entro en la ciudad de Jerusalén, Micol, esposa de David, lo vio danzando y lo despreció en su corazón; pues le pareció indigno que el rey se rebajara a bailar con su pueblo delante de Dios, pero David le dijo, que no sólo estaba contento de haberlo hecho, sino que se rebajaría aún más si con eso daba Gloria a Dios. El Arca quedó instalada en Jerusalén en una tienda hecha especialmente para ella. 

Pacto de Dios con David 
David se puso a pensar que no era correcto que él como rey estuviera viviendo en una casa de piedra y cedro mientras que el Arca de Dios estaba en una tienda de campaña, y se decidió a hacerle un gran templo. Así que llamó al Profeta Natán y le preguntó su opinión al respecto. El Profeta Natán no tenía instrucciones de Dios sobre ese punto y le dijo que hiciera lo que le pareciera mejor, puesto que el Espíritu del Señor lo acompañaba siempre; pero por la noche, Dios le habló al Profeta Natán y le dijo que le dijera a David: que no se preocupara de edificarle un templo, sino que así como lo había sacado de ser pastor de ovejas y lo había convertido en rey de Israel, así ahora aseguraría su reino, y cuando fuera viejo y muriera, uno de sus hijos construiría el templo que Dios quería. (Se refería al rey Salomón, hijo de David, que por ese tiempo aun no nacía. Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa. 12 Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. 13 El edificará casa a mi nombre, y yo afi rmaré para siempre el trono de su reino. 

El pecado del rey David 

El Rey David se paseaba por la terraza de su palacio un día después de la siesta de la tarde, y vio a una mujer que se bañaba en el patio de su casa. Preguntó quién era y le dijeron que era casada, que se llamaba Betsabé y era esposa de su sirviente Urías el Heteo, que en ese momento peleaba por él en la guerra. 
David la mandó llamar y se acostó con ella y después la mandó a su casa. Tiempo después, ella se dio cuenta de que estaba embarazada y le avisó al Rey David. Este mandó un mensajero al campo de batalla, para que hicieran venir a Urías, diciendo que quería un informe de cómo se desarrollaba la guerra. Cuando llegó Urías, David le preguntó sobre la guerra y luego le dijo que se fuera a dormir a su casa. Pero Urías no se fue a dormir a su casa, sino que se durmió en el patio del palacio, junto con los soldados de guardia. 
Al otro día, David se dio cuenta de que Urías no había ido a dormir a en su casa y le preguntó a Urías la razón de que no había ido a dormir a su casa, y este le respondió que sus compañeros soldados que estaban en la guerra dormían en el suelo y él quería ser solidario con ellos y no le parecía justo que mientras sus compañeros dormían en el campo sobre la tierra, él pudiera dormir en su casa con toda comodidad. 
Entonces el rey David lo invitó a comer y a beber y lo hizo emborrachar y luego ya borracho lo envió a dormir a su casa, pero Urías no se fue a dormir a su casa sino que se quedó a dormir con los demás soldados. Entonces el rey David envió a Urías de nuevo a la guerra portando un recado para el general, en el que le decía que pusiera Urías en la parte más dura del combate para que muriera y así sucedió ; Urías murió en la batalla. 
La esposa de Urías guardo luto por su esposo y después David se casó con ella; de este pecado nació un bebé. 
Después de esto, Dios mandó al profeta Natán a decirle a David que un hombre pobre tenía sólo una oveja y un vecino rico que tenía muchas ovejas le había quitado su única oveja para hacer una fiesta y le pregunto a David que se debe hacer con ese hombre. David respondió que ese abusivo debería morir por el mal que hizo. Dios le dijo: tú eres ese hombre que abusó de su poder y por eso la espada jamás se apartará de tu casa. El rey David reconoció que había pecado y que había ofendido a Dios al hacer lo que hizo con Betsabé y Urías; entonces se humilló ante el Señor y le pidió perdón. Dios le perdonó y no le retiró su amistad, pero le dijo que como consecuencia del pecado que había cometido, su hijo no viviría. David estuvo haciendo penitencia y rogando a Dios para ver si lograba que su hijo viviera, pero el niño murió. 
Tiempo después, David y Betsabé tuvieron un nuevo hijo, le pusieron por nombre Salomón y este habría de ser con el correr del tiempo, el famoso Rey Salomón, el constructor del gran templo de Dios en Israel. 2 SAMUEL 11-12 

La rebelión de Absalón 

En otra ocasión, pasó que un hijo del rey David, llamado Absalón, se rebeló contra el rey y juntó a muchos inconformes y formó un ejército y se hizo llamar rey. La rebelión creció mucho y el rey David tuvo que salir huyendo de la ciudad de Jerusalén. En el campo se enfrentaron los dos ejércitos. Absalón iba montado en una mula y pasó debajo de una encina y sus largos cabellos se enredaron en las ramas de la encina y él quedó colgado de ella. Ahí lo encontraron los soldados de David y le dieron muerte. David se puso a llorar por la muerte de su hijo, hasta que su general le hizo ver que muchos de sus soldados habían muerto por defenderlo, y ahora él estaba llorando por la muerte de quien quiso matarlo; David comprendió y dejó de llorar y salió a agradecer a sus soldados lo que habían hecho por él. 2 SAMUEL 15:10-19:8 

El Censo de David 

David mandó hacer un censo de Israel. No era malo hacer un censo sino poner la confianza en los recursos. Eso molestó al Señor, puesto que contar sus recursos era como sentirse fuerte por el número de soldados a sus órdenes y no por la confianza en Dios. Además, contar “sus” recursos implicaba que los consideraba suyos y no que todo es propiedad del Señor, y el rey es sólo su instrumento. El Señor se lo hizo notar a David por medio del profeta Gad. David reconoció su error, pidió perdón a Dios y El Señor le volvió a perdonar. 2 SAMUEL 24

Por Javier Contreras

No hay comentarios.:

Publicar un comentario