domingo, abril 12, 2015

Su voto puede ser la diferencia

Aún cuando mi costumbre es no hablar de política, en esta ocasión tampoco lo haré.
En realidad la pretensión de esta ocurrencia es hacer una atenta invitación para evitar el abstencionismo en los procesos electorales en la jornada del día 7 de junio, que será seguramente, de vital importancia para el país, los estados y los municipios. 
No se pretende en forma alguna, incidir en el voto a favor de tal o cual candidata o candidato, ni de partido alguno en particular de los contendientes en estos comicios. 
Lo que se pretende es invitarlo a reflexionar acerca de la conveniencia de ejercer su derecho a elegir a quien represente sus intereses y vea por su bienestar. 
Imaginemos un diálogo que pudo haber sido posible en el municipio de Tuxcueca, Jalisco luego de las elecciones más recientes en nuestro estado. 
-¡compadre!, ando medio enojao y decepcionao. 
-Adió. ¿Y eso porqué compadre? 
-Pos porque no ganó el candidato que yo quería que ganara. 
-¿y quén quería que ganara pa´nuestro presidente? 
-Pos Don Fulano. 
- ¡Ah no, pos sí!, ganó don Zutanito. Con razón viene enojao. 
-Es que con eso de las eleiciones extras, pos salió ganando mi rival y eso me trai muy enmuinao. 
-Pos lo comprendo, pero no hubo más remedio que hacer otras votaciones porque hubo un empate, que ni revisando voto por voto y casilla por casilla, se desempató. 
-Pos qué coincidencia. Haber empatao, ¡hombre! -Por cierto, compadre: me imagino que las dos veces usté votó por su favorito. ¿o no? 
-Este… Pos la verdá anduve muy ocupao y yo creí que no hacía falta que yo votara; al fin que somos munchos los que votamos. 
- Pero compadre; ¿entonces de qué se queja? Desde endenantes si hubiera ido usté a la casilla y vota por su candidato, pos hubiera ganao su favorito y no hubiera habido necesidá de otras votaciones. Pero no fue así y aistá el resultao. La verdá pos ora se aguanta, compadre. 
- ¡No, pos sí! ¡Ya qué! 
Le recuerdo estimado lector, que este diálogo es enteramente imaginario y no significa que en ese municipio así hablen sus habitantes. Es sólo producto de mi imaginación darle ese tono de hablas rurales. 
Lo que sí afirmo que no es producto de mi imaginación, es que quien no vota, acepta tácitamente lo que otras personas decidan. Eso es parte de la democracia. Algunas personas afirman que quien no acude a ejercer el sufragio, no tiene derecho a reclamar. En este asunto de los derechos electorales, ni me meto. Me defiendo más callado. 
De lo que sí estoy convencido es que en México tenemos un gran privilegio: el de poder elegir libremente a nuestros gobernantes. Y tener ese derecho ha costado mucho en la vida social del país, de manera que hagamos que ese costo social no sea en vano, acudiendo a las urnas el domingo 7 de junio a manifestar mediante las boletas electorales, nuestra voluntad para situar en los puestos de servicio público, a las personas que creamos que junto con su equipo de trabajo, buscarán la mejoría sustancial de los ciudadanos que habitamos este maravilloso país. 
Si tiene usted un favorito o favoritos, apóyelos en las urnas; no solamente en las pláticas de café o en eventos sociales. Su voto es importante y éste puede ser la diferencia a favor de su candidato o candidata. 
Desde luego que le invitamos a no permitir que induzcan su voto el día de la elección a favor de tal o cual candidato. El voto es libre y secreto y es responsabilidad de todos, que así siga siendo. 
Por favor acuda a votar; por quien usted desee, pero no se abstenga. Eso nos conviene a todos los ciudadanos. También le hacemos la atenta invitación a ejercer el voto en forma ordenada y en paz. 
El respeto a las preferencias de las demás personas, es pieza fundamental de la democracia. 
Gracias de antemano, estimadísimo lector y hasta la próxima ocurrencia.

Gonzalo “Chalo” de la Torre Hdez.
chalo2008jalos@hotmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario