sábado, mayo 09, 2015

Histórico e interesante discurso pronunciado por el sanjuanense M. I. Sr. Canónigo Dn. Antonio Alba Rodríguez que con motivo en la velada de inaguración solemne del “ Colegio Fray Miguel de Bolonia “ Dedicada también a honrar y felicitar al Iimo y Revmo. Sr. Abad. D. Juan N. Martín (sanjuanense) 

Por Felipe Hermosillo Padilla 

Excmos y Revmos, Señores: Arzobispo y Obispo de Colima: 
Iimo y Revmo, Monseñor Abad 
muy ilustres Sre􀀀s. Capitulares: 
Respetable Sr Cura y Sres Sacerdotes: 
Honorables maestros: 
Sras, Sritas., Sres: 

Hace mas de cuatro siglos, por el año 1550 un humilde franciscano, fray Miguel de Bolonia, pasaba por estos lugares a pie y descalzo llevando en su espalda un saquito con polvo de maíz, que era su único alimento; andaba esparciendo la semilla de la verdad y moral cristiana por estos pobres lugares.
Antes: En 1537, había pasado por aquí el primer español que en estas tierras lució su brioso caballo y su armadura de hierro con airosa cimera: el capitán D. Pedro Almendes Chirinos, quien dice el historiador Mota Padilla “ solo encontró en estas lomas estériles y encarrucadas, En cuya situacion esta hoy el Santuario de Nuestra Señora de San Juan, indios rusticos enteramente, que andaban desnudos, no sembraban, no tenían casas, vivían sin república, sin que hubiera quien los dominase; y que dieron mucho que hacer a los conquistadores, no por que resistieran con armas, si no por el trabajo que de una loma a otra iban los españoles como cazadores poniendo trampas para cogerlos a las manos” 
El humilde religioso fray Miguel de Bolonia, de que habiamos hablando , escogió el lugar que hoy ocupa esta ciudad de la virgen, a la orilla del rio que limita nuestro pueblo y por donde atravezaba la vereda o camino que iba de Guadalajara a Zacatecas para fundar un pueblecito de indios ya bautizados y decididos a vivir reunidos, formando pueblo con gobierno y disciplina de gente cvilizada. escogió este lugar en medio de un bosque de mezquites, (que los hay todavia muy hermosos y en mucha abundancia en la región) y , como estaba a la orilla del rio, le parecio bien ponerle el nombre del Bautista, que predicaba y bautizaba a las orillas del Jordan. este fue el origen de este pueblo que llevo desde entonces el nombre de San Juan Bautista y el apellido de Mezquititlan, pues los inditos primeros pobladores de este lugar, traidos de Juchipila y Nochistlan, hablaban todos el idioma mexicano. 
El año 1555, después de una peste general que hubo, el concilio i mexicano acordó que en todos los pueblos se fundasen hospitales de la inmaculada concepción , con su respectiva capilla, para hospedar a los peregrinos y para curar y auxiliar a los enfermos, pero sobre todo para cristianizar y educar a aquellos pobrecitos indios. ahí se les enseñaba desde a vestir, a hacer y usar sus casas, a cultivar y a comer mejor; ahí se enseñaban unos a otros las industrias que sabían; pero sobre todo se les enseñaba a conocer a Dios creador y salvador, que bajo del cielo para redimirlos y enseñarles la pureza, el amor de dios y el amor al prójimo. ahí se les enseñaba a amar y a invocar a la que es nuestra madre cariñosa y buena; y para eso dispusieron los mismos religiosos franciscanos que el padre fundador de un pueblo le regalarse una imagen de la santísima virgen para colocarla en su hospital, y al respecto nos asegura el padre cronista fray Nicolas de Ornelas y nos dice textualmente que “el padre Bolonia dejó en San Juan Bautista Mexquititlan la hechura que hoy se venera con admiración en toda la nueva España.” 
Encontramos ya fundado el pueblo de San Juan y lo encontramos con su imagen de la inmaculada Concepción, pasaron los años y la virgen santísima fue quien llamo la atención sobre aquel miserable pueblecito de unas cuantas casas (pobres jacalillos de pobres indios mexicanos) y llamo la atención para engrandecerlo y sublimarlo: en 1623 hizo un sorprendente milagro a unos cirqueros españoles que pasaban por aquí (todos vosotros os sabes muy bien) y desde entonces la fama de los milagros que se obraban por intersección de la virgen de San Juan voló por toda la nueva españa, hizo primero que se españolizara el pueblo de San Juan y se le diera amplitud y decencia, y después, por la misma atracción de su imagen, hizo que fuera la feria de San Juan el centro comercial mas importante de toda la nación y donde se pactaban y adjuntaban los grandes negocios entre los comerciantes del norte y del sur de la Nueva España. Y el alma de la fiesta, el imán de atracciones de todos los corazones era la virgencita de las manos juntas en actitud de orar, la sonrosada, la amable y pequeña virgencita que a todos escuchaba y a todos consolaba, aliviaba y socorría en lo temporal, y que encendía la fe, el amor y las virtudes en los corazones de los buenísimos mexicanos. 
Esta misma virgencita atrajo a este lugar a muchas gentes, pero especialmente a muchos sacerdotes sabios y apostólicos que en todo tiempo fomentaron la sólida instrucción del pueblo. el siglo pasado se fundó por primera vez y bajo los auspicios de la santísima virgen, un seminario( entonces como escuela preparatoria universal) que educó a muchos sabios y excelentes sacerdotes y profesionistas que fueron la luz y el honor de sus pueblos. por mucho tiempo fue San Juan la Atenas de la región de los altos, de donde brotaba la luz de la ciencia y educación superior. También la imprenta de San Juan fue la que produjo y extendió mas que ninguno otra de la región, los pensamientos y enseñanzas de los sabios. Sus escuelas de artes enseñaron a multitud de jóvenes humildes a ganarse el pan de cada día, noble y honradamente. la república entera es testigo de la habilidad de sus artesanos y actualmente, el problema mas grave de la república, la falta de sacerdotes, no solo lo resuelve en una gran parte para nuestra arquidiocesis con su seminario auxiliar, si no que también ayuda grandemente a toda la república con el seminario interdiocesano de nuestra señora de San Juan, en donde se educan jóvenes para toda la república. 


Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario