sábado, junio 06, 2015

Diferencias entre los protectores solares

Poco a poco, van subiendo las temperaturas y sobre todos a las mamas más primerizas, les surge la
duda sobre la protección solar, yo, al menos ya la voy comprando allá por Abril y empezamos a protegernos bien. Vamos a hablar antes de nada, para ir entendiendo términos ¿Qué es la protección solar? No es más, que un gel, loción, espuma, etc, que nos protege de las radiaciones solares y sus quemaduras. Los protectores solares por lo general, y según la marca, se aplican, entre media hora y dos horas antes de la exposición al solar, repitiéndose cada cierto tiempo, según nos especifique el producto que elijamos. 

USO DEL PROTECTOR SOLAR. 
En el mercado existen dos tipos de protectores solares: Los de filtro físico y los de filtro químico. 

DIFERENCIAS ENTRE PROTECTORES SOLARES. 
Filtros físicos: También son llamados pantallas totales. Reflejan totalmente la radiación solar impidiendo que ésta penetre en la piel y produzca enrojecimiento, quemaduras, etc. Hay que aplicarlos en capa gruesa. 
Filtros Químicos: Actúan absorbiendo la radiación solar y transformándola en otro tipo de energía que no resulte nociva para la piel. Dan lugar a los factores de protección solar (SPF). 
¿Cómo funcionan los filtros? 
El factor de protección solar, indica cuánto tiempo más un protector solar aumenta la capacidad de defensa natural de la piel antes de llegar a quemarse una persona usando un producto de protección. Por ejemplo, una persona de piel clara que normalmente empieza a quemarse después de diez minutos al sol, tardaría 15 veces ese tiempo con un FPS 15 (150 minutos o 2,5 horas). Una vez teniendo claro esto, hablemos de esto aplicado a los niños. 
Para los más peques de casa, es igual o más importante la protección solar, pero hay que tener claro cuál es el más adecuado. El filtro físico, por ejemplo, es el más recomendable para los bebés como hemos podido ver, por su eficacia, aunque las cremas solares, para los mayores de un año, con filtro 50, es más que suficiente, siguiendo siempre, estas recomendaciones: 
Aparte de la crema, nunca olvidarnos de cubrir con una camiseta los hombros y espalda. A los peques les encanta jugar con la arena, y esto, muchas veces implica una exposición excesiva. 
Continuando el punto 1, no nos olvidamos de un gorro para la cabeza. 
En la medida de lo posible, y sobre todos a los menores de 6 meses, estar debajo de la sombrilla. Esto atrapa un 30% de los rayos UVA. Beber muchos líquidos, agua. Suero oral. Evitar las horas de radiación solar extrema, es decir, de 11:00 a 15: 00. 
Nosotros, podemos adoptar estas costumbres también, pero, habrá quien piense “Pero así no me pongo morenita”. 

¿Cómo elegir el SPF adecuado para nosotros, para disfrutar del sol sin peligros? 
Lo primero de todo, es importante identificar nuestro foto tipo de piel. Para identificarlo se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos: Aparición de pecas en el verano. El color de la piel durante el invierno. El color adquirido al broncearse. Aparición de ampollas, duración y grado de enrojecimiento ante la exposición solar. A partir de estos datos, se han identificado 6 fototipos, cada uno requiere de un factor de protección solar (SPF) específico para protegerte del sol, pero no dejar de disfrutarlo. 
Fototipo I (tipo celta): Se reconoce por tener la piel blanca, muy blanca y además los ojos claros y muchas pecas. La persona presenta signos de envejecimiento temprano. Para el fototipo I se recomienda usar un factor de protección (FPS) de 50+. 
Fototipo II (tipo germánico): Corresponde a una piel blanca, los ojos pueden ser claros (verdes o azules) o también marrones. Generalmente se quema y se broncea con dificultad. Enrojecimiento a los 15 minutos. Presenta signos de foto en vejecimiento temprano. Para este tipo de piel se debe usar uno con factor (FPS) 50 
Fototipo III (raza caucásica): Corresponde a aquellas personas con piel con tendencia a ser grasa y clara, los ojos marrones o quizás grises, y son castaños o rubios. El enrojecimiento aparece a los 18 minutos. Tiene una mejor tolerancia a los rayos U.V. Se recomienda un bloqueador de factor (FPS) 30 a 50. 
Fototipo IV (razas mediterráneas): Este tipo de piel suele ser 􀀀 oscura o mate además de tener los ojos y el cabello también oscuros (pelo negro o castaño oscuro). Raramente se quema y se broncea fácilmente. En caso de quemarse es “morada” y no por mucho tiempo. Pueden llegar a aparecer manchas. Para este tipo de piel uno con factor (FPS) 20 a 30. 
Fototipo V (mestizas): Cuentan con una piel oscura y mate, los ojos oscuros y el cabello muy oscuro o negro. Raramente se quema y se broncea muy fácilmente. El enrojecimiento aparece hasta los 28 minutos de exposición. Tiene facilidad para hacer manchas y el fotoenvejecimiento es tardío y leve. Para este tipo de piel el factor ideal es (FPS) 15-20. 
Fototipo VI (negra): Las personas con fototipo negro a diferencia de lo que mucha gente cree, si se quema, aunque la piel oscurece pareja. Enrojecimiento aparece entre 45 y 60 minutos y en ocasiones aparecen manchas. Para estas personas se recomienda usar factor 15, será suficiente. Y aquí tenéis ya las claves para poder disfrutar del sol, con tranquilidad toda la familia, este Verano. 

Dr. Enrique Sigala Gómez 
Pediatra-Cirujano Pediatra 
Email. drsigala@hotmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario