sábado, julio 04, 2015

Historia de la salvación

Basados en el libro de Reyes de la Santa Biblia
(Parte 2 de 2)

Elías y los cincuenta 

El rey Ocozías se cayó por la ventana de su casa y quedó muy lastimado. Mandó mensajeros al santuario de un ídolo llamado Baalzebub para saber si sanaría. El Señor le dijo al profeta Elías que saliera al encuentro de los mensajeros y les reclamara por ir con un dios falso. Así lo hizo y 5 cuando los mensajeros se volvieron al rey, él les dijo: ¿Por qué se devolvieron? 6 Ellos le respondieron: Encontramos a un varón que nos dijo: Vuelvan al rey que los envió, y díganle: Así ha dicho Jehová: ¿No hay Dios en Israel, que tú envías a consultar a Baalzebub dios de Ecrón? Por tanto, del lecho en que estás no te levantarás; de cierto morirás. 7 Entonces él les dijo: ¿Cómo era aquel varón que encontraron, y les dijo tales palabras? 8 Y ellos le respondieron: Un varón que usaba un manto de pelo, y un cinturón de cuero. Entonces él dijo: Es el profeta Elías. 
El rey se enojó con Elías y envió a cincuenta soldados a capturarlo. Elías estaba en un lugar alto, y el capitán de los soldados le dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho que desciendas. 10 Y Elías respondió y dijo al capitán de cincuenta: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta . Y descendió fuego del cielo, que lo consumió a él y a sus cincuenta. 
11 Volvió el rey a enviar a él, otro capitán de cincuenta con sus cincuenta; y el capitán le habló y dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho así: Desciende pronto. 12 Y le respondió Elías y dijo: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta . Y descendió fuego del cielo, y lo consumió a él y a sus cincuenta. 
13 Volvió a enviar el rey al tercer capitán de cincuenta con sus cincuenta; y subiendo aquel tercer capitán de cincuenta, se puso de rodillas delante de Elías y le rogó, diciendo: Varón de Dios, te ruego que sea de valor delante de tus ojos mi vida, y la vida de estos tus cincuenta siervos. 14 He aquí ha descendido fuego del cielo, y ha consumido a los dos primeros capitanes de cincuenta con sus cincuenta; sea estimada ahora mi vida delante de tus ojos. 15 Entonces el ángel de Jehová dijo a Elías: Desciende con él; no tengas miedo de él . Y él se levantó, y descendió con él al rey. 16 Elías le dijo al rey: Así ha dicho Jehová: Por cuanto enviaste mensajeros a consultar a Baalzebub dios de Ecrón, No te levantarás, por tanto, del lecho en que estás, sino que de cierto morirás.17 Y murió conforme a la palabra de Jehová, que había hablado Elías. 2 REYES 1 

Elías es llevado al cielo y lo sucede Eliseo 

Dios quiso alzar a Elías en un torbellino al cielo , entonces Elías se quería separar de Eliseo por lo que iba a suceder, pero como éste sabía lo que iba a pasar, no se quería apartar de su lado. Elías decía: espérame aquí mientras voy a tal parte, y Eliseo decía: yo también quiero ir, y así fueron a mucho lugares. De tanto andar, llegaron al río Jordán y lo tenían que cruzar, entonces 8 tomando Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco. 

9 Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. 10 El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no. 
11 Y mientras caminaban conversando, un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino . 12 Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. 13 Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. 14 Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. 15 Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo . 2 REYES 2 

El profeta Eliseo y los muchachos groseros 

Eliseo iba camino a Betel; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube! 24 Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos . 25 De allí fue al monte Carmelo, y de allí volvió a Samaria. 2 REYES 2:23-25 

El milagro del agua en el desierto 

El rey de Israel y el de Judá fueron juntos a la guerra y atravesaron durante siete días el desierto y se quedaron sin agua. Al no saber qué hacer, le preguntaron a Eliseo si podía orar para solucionar su problema. Eliseo oró y les dijo: Así ha dicho Jehová: Haced en este valle muchos estanques. 17 Porque Jehová ha dicho así: No veréis viento, ni veréis lluvia; pero este valle será lleno de agua, y beberéis vosotros, y vuestras bestias y vuestros ganados. 20 Aconteció, pues, que por la mañana, cuando se ofrece el sacrificio, vinieron aguas por el camino de Edom, y la tierra se llenó de aguas. 2 REYES 3 

El milagro del aceite de la viuda 

1 Una mujer viuda de un profeta, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto ; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos . 2 Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite. 3 Él le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas . 4 Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y ve ve llenando de aceite en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte. 5 Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite. 6 Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite . 7 Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede. 2 REYES 4:1-7 

Eliseo resucita un muerto 

Un día que Eliseo pasaba por Sunem una señora lo invitó a comer y después, siempre que pasaba por ese pueblo llegaba a la casa de esa mujer a comer. 9 Y ella dijo a su marido: yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios. 10 Yo te ruego que hagamos un pequeño cuarto, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él. 
Eliseo siempre se quedaba en ese cuarto cuando iba a ese pueblo. Un día le dijo a su ayudante: ¿Qué, haremos por esta mujer? Su criado le respondió: ella no tiene hijos, y su marido ya es viejo . 15 Dijo entonces: Llámala. Y él la llamó, y ella se paró a la puerta. 16 Y él le dijo: El año que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No, señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva. 17 Mas la mujer concibió, y dio a luz un hijo el año siguiente, en el tiempo que Eliseo le había dicho. El niño creció. Un día tuvo un fuerte dolor de cabeza y murió. La mujer fue a buscar al profeta y le dijo llorando que su hijo había muerto. Vino Eliseo hasta su casa y oró por el niño. El niño abrió los ojos y entonces Eliseo llamó a la mujer y le entregó a su hijo vivo. 2 REYES 4:8-37 

Milagros en beneficio de los profetas. 

38 Eliseo volvió a Gilgal cuando había una grande hambre en la tierra. Eliseo le dijo a su criado: Pon una olla grande, y haz un caldo de verduras para los hijos de los profetas . 39 Y salió uno de ellos al campo a recoger hierbas, y halló una como parra montés, y de ella llenó su falda de calabazas silvestres; y volvió, y las cortó en la olla del potaje, pues no sabía lo que era. 40 Después sirvió para que comieran los hombres; pero sucedió que comiendo ellos de aquel guisado, gritaron diciendo: ¡Varón de Dios, lo que está en la olla es veneno! Y no lo pudieron comer. 41 El entonces dijo: Traed harina . Y la esparció en la olla , y dijo: Da de comer a la gente. Y no hubo más mal en la olla. 2 REYES 4:38-41 

Eliseo multiplica el pan 

42 Vino entonces un hombre de Baalsalisa, el cual trajo al varón de Dios panes de primicias, veinte panes de cebada, y trigo nuevo en su espiga . Y él dijo: Da a la gente para que coma. 43 Y respondió su sirviente: ¿Cómo pondré esto delante de cien hombres ? Pero él volvió a decir: Da a la gente para que coma, porque así ha dicho Dios: Comerán, y sobrará. 44 Entonces lo puso delante de ellos, y comieron, y les sobró, conforme a la palabra de Dios. 2 REYES 4:42-44 

Eliseo y Naamán 

Naamán, general del ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso. Supo del profeta Eliseo y fue a Israel a pedirle que orara por él para obtener sanación 9 Y vino Naamán con sus caballos y con su carro, y se paró a las puertas de la casa de Eliseo. 10 Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Vé y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio . 11 Y Naamán se fue enojado, diciendo: yo decía para mí: sabiendo que soy yo, saldrá él luego, y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar, y sanará la lepra. 12 los ríos de Damasco, ¿no son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavare en ellos, ¿no seré también limpio? Y se volvió, y se fue enojado. 13 Mas sus criados se le acercaron y le hablaron diciendo: Padre mío, si el profeta te mandara alguna gran cosa, ¿no la harías? ¿Cuánto más, diciéndote: Lávate, y serás limpio? 14 El entonces descendió, y se zambulló siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del varón de Dios; y su carne se volvió como la carne de un niño, y quedó limpio. 
Naamán, ahora muy agradecido, le dijo a Eliseo: ahora sé no no existe otro Dios más que en Israel y quiso pagarle o darle muchos regalos a Eliseo, pero éste no aceptó nada. Entonces Naamán le pidió permiso para tomar unos sacos de tierra y llevárselos a su país y con ellos construirle un altar al Dios de Israel. Naamán se fue. El criado de Eliseo se quedó pensando en los ricos regalos que el profeta había rechazado y cuando Naamán ya iba lejos, fue a alcanzarlo y le dijo que Eliseo siempre si quería algo en pago: un talento de plata. Le dieron dos talentos de plata, la tomó y se lo guardó para sí mismo. Cuando llegó con Eliseo, éste le preguntó: ¿a dónde fuiste? El criado respondió que no había ido a ningún lado. Eliseo le dijo que su espíritu estaba junto a él cuando fue a recoger el dinero. Eliseo le dijo: el dinero de Naamán es tuyo, pero también la lepra que él tenía. Y el sirviente salió de la presencia de Eliseo, cubierto de lepra.2 REYES 5 

Eliseo hace flotar una hacha 

1 Los hijos de los profetas dijeron a Eliseo: He aquí, el lugar en que moramos contigo nos es estrecho. 2 Vamos ahora al Jordán, y tomemos de allí cada uno una viga, y hagamos allí lugar en que habitemos. Y él dijo: Andad. 3 Y dijo uno: Te rogamos que vengas con tus siervos. Y él respondió: Yo iré. 4 Se fue, pues, con ellos; y cuando llegaron al Jordán, cortaron la madera. 5 Y aconteció que mientras uno derribaba un árbol, se le cayó el hacha en el agua; y gritó diciendo: ¡Ah, señor mío, el hacha era prestada ! 6 El varón de Dios preguntó: ¿Dónde cayó? Y él le mostró el lugar. Entonces Eliseo cortó un palo, y lo echó allí; e hizo flotar el hierro. 7 Y dijo: Tómalo. Y él extendió la mano, y lo tomó. 2 REYES 6:1-7

Por Javier Contreras

No hay comentarios.:

Publicar un comentario