sábado, julio 04, 2015

San Juan y su pasado, remembranzas

Por Felipe Hermosillo P

Orange, California; julio del 2015. -El 3 de septiembre del año 1953 fue cuando la comunidad sanjuanense recibió la inesperada y fatal noticia de un grave accidente automovilístico, El cual había sucedido en la carretera, saliendo de Lagos de Moreno con rumbo a la ciudad de León Guanajuato. En dicho accidente perdieron la vida tres personas muy conocidas y estimadas por todos los sanjuanenses. 
Dichas personas habían salido de San Juan de los Lagos con rumbo a León Guanajuato. Los nombres de los fallecidos eran Pepe Martín, comerciante en telas, tenía su negocio frente a la catedral de Nuestra Señora de San Juan El cual me parece que se llamaba “ El Nuevo mundo”. 
El segundo fallecido se llamó Ismael Martín, dueño de la popular y muy visitada “Nevería Holanda”negocio que se encontraba en el centro a un costado de la hoy catedral, dentro del Parián. Y por último el profesor y excelente organista de la basílica Dn. Enrique G. Jiménez, nativo de la ciudad de Ahualulco del Mercado, Jalisco cuyo cadáver fue llevado a su tierra, ya que un grupo de personas de dicha ciudad vinieron por el ataúd y esa misma noche salieron con él hacia Ahualulco del mercado, Jalisco. El señor Enrique había sido recomendado para ocupar el puesto de organista y a la vez estar al pendiente del coro de niños y también las voces de los grandes de dicho coro, fue recomendado por el entonces arzobispo de Guadalajara Ilmo. Sr. Dr. Dn. José Garibi y Rivera al H cabildo Del entonces Colegiata El cual encabezaba el H sanjuanense de nombre Juan N Martín, El hombre justo. Y sacerdote intachable. 
Cabe hacer mención toda la familia sanjuanense sintió de verdad mucho la pérdida de estas tres personas muy estimadas y conocidas. Dios quiera Y los tenga allá en su santa gloria. 
Gozando de una paz verdadera y única. Al fallecer el profesor Enrique Jiménez, se queda por un corto tiempo Sin organista la basílica, por tal motivo El V cabildo de dicha iglesia en sus reuniones que tenían ordinariamente trató el asunto de contratar el sucesor del profesor Enrique G y Jiménez. Se pensó en el joven Enrique Aguilera De Anda El cual la basílica lo había mandado Para que estudiara música en la escuela del arzobispado, la cual se encontraba en la ciudad de Guadalajara, pero según se supo que aún no terminaba sus estudios y este fue el motivo para contratar otra persona mientras terminaba sus estudios el joven Aguilera. Pasaron algunos días cuando se supo que el cabildo le habían recomendado al joven profesor y organista de nombre José María Ballesteros, oriundo del mismo lugar donde nació nuestro actual obispo de San Juan de los Lagos Ilmo Sr. Felipe Salazar, antiguo párroco de la añeja parroquia de San Juan Bautista( Segundo Santuario de nuestra chaparrita la virgen de San Juan), total el V Cabildo encabezado por el señor Abad Juan N Martín, Dan el visto bueno de acuerdo con el entonces sochantre padre don Flavio Quintana, encargado del coro en aquel tiempo de la basílica de la virgen de San Juan. Es así como inicia su trabajo que en vida desempeño dignamente dicho señor Enrique G Jiménez, en el cual en el tiempo que él estuvo al frente de los niños, El coro de San Juan fue muy reconocido en varias partes de nuestro estado y varios lugares de nuestro país, entre eso se puede nombrar la Villa de Santa María de Guadalupe en la capital de la República. El señor arzobispo Garibi y Rivera, sabiendo de la gran calidad y la fama que se sabía de dicho coro invitó al coro de San Juan a la visíta que cada año visitaba cada diócesis a la virgen de Guadalupe. San Juan de los Lagos estuvo presente en la villa y por orden del señor Garibi Rivera el cual ordenó que el coro de San Juan encabezara la formación y entrada ha dicho basílica(Cabe hacer notar el coro de catedral de niños de Guadalajara también estuvo presente en dicha peregrinación). 
Entonces en aquellos años existió en San Juan un gran coro dirigido por el profesor Enrique G Jiménez, y después el profesor Ballesteros trató seguir los mismos pasos, lo mismo que el profesor Enrique Aguilera, lastima que este duró poco tiempo, todo esto sucedió estando presente el padre Flavio, ya que él era el director de dicho coro. 
Al faltar el señor Quintana al día siguiente de su muerte, sorpresivamente fue clausurado el internado, lugar donde se preparaban Los niños cantores y acólitos mandando a todo el grupo de niños a sus casas con sus pertenencias escolares, terminando así una vieja y hermosísima tradición de aquellos años desde en vida del entonces capellán mayor Dn. Isidoro Rodríguez. ! 
Muchos años de tener niños cantores sirviéndole a la santísima virgen de San Juan, imaginémonos estar escuchando un grandioso coro angelical, pero un coro de verdad como el que formó en vida el gran maestro de grata memoria Don Enrique G Jiménez. Todo para gloria de Dios y de nuestra madre la virgen María. 

CON RELACIÓN A LA PRESENTE FOTOGRAFÍA 
El grupo de niños que aparecen en la presente fotografía, todos ellos fueron conocidos de un servidor, ya que algunos de ellos cursaron con mi humilde persona del cuarto año de primaria en la escuela de la basílica, Los otros niños los atendían mi maestra que fuera en mi niñez la respetable señora doña Rosa Hernández Soria, y al morir tan estimada y apreciada señora ocupó su lugar por un corto tiempo el señor José Espinosa. 
La razón de no estar todos los nombres de los niños es que han pasado varios años y ya la memoria no me ayuda, por tal motivo escribiré un cero en los nombres que les corresponden según su formación. Veamos parados atrás de izquierda a derecha. El primero un cero enseguida es Antonio Romo López enseguida están Juan Manuel Jiménez; J. R Valdivia -o-asomando un poco la cabeza Ernesto Romo, Silvano Romo, Juan Bosco González Zúñiga; Benjamín Zúñiga Garnica; Rafael Reynoso (palin) Y José Romo. Segunda fi la de izquierda a derecha: o,o,o; J Jesús Reynoso, A la izquierda del padre Quintana Deciderio Ramírez; enseguida está el más pequeño Leovigildo Figueroa Muñoz, asomando media cabeza Protacio Delgadillo le sigue Roberto Cisneros Gutiérrez. En medio de las dos líneas parados están de izquierda a derecha Ramón Barajas. 
La presente fotografía fue tomada en el coro dónde se encuentra el famoso y excelente órgano. 
Son acompañados los niños por el P. Flavio Quintana y el nuevo organista profesor José María Ballesteros. Esto fue una pequeña remembranza que sucedió en nuestro terruño y bien recordado San Juan de los Lagos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario