viernes, agosto 14, 2015

Oxolotán: Lugar en donde abundan los jaguares

Oxolotán es un pequeño poblado tabasqueño enclavado en la sierra sur del estado de Tabasco, en el municipio de Tacotalpa, que posee el único vestigio colonial de la entidad, el ex-convento de Santo Domingo de Guzmán. Se cree que fue construido en 1633 por los padres franciscanos; luego fue abandonado por éstos y pasó a poder de los dominicos. De hecho, durante la época colonial, Oxolotán, fue el centro religioso más importante de Tabasco y parte del Norte de Chiapas 

Oxolotán proviene del náhuatl, es un topónimo aglutinado que se compone de dos palabras: Ocelotl = jaguar (panthera onca), tlan = lugar, y que significa “Lugar donde abundan los jaguares”. 

Contexto histórico 
Oxolotán era una población zoque de aproximadamente 2,000 habitantes. A mediados del siglo XVIII
 era una de las poblaciones con más habitantes del estado de Tabasco, pero debido a las enfermedades desconocidas en la Nueva España, como la viruela negra, y a la sobre explotación de los indígenas, la población fue menguando hasta que a principios del siglo XIX ya tenía menos de 500 habitantes.
Se cree que en los siglos V y VI, indígenas mayas zoques iniciaron el poblamiento de la región. Importantes piezas arqueológicas entre los siglos VIII al X DC, descubiertas por el ednólogo y poéta tabasqueño Carlos Pellicer Cámara en las Grutas de “Cuesta Chica”, cercanas a la hoy villa de Tapijulapa, sugieren la utilización de estas cuevas como centros ceremoniales ya que no se han encontrado edificios, solo basamentos sin importancia.2

Según el historiador local Ciro Coutiño López, esta región al ser decubierta por los españoles fue llamada Sierra de los zoques. Los españoles iniciaron la conquista y colonización de la región desde 1529 con la llegada de Francisco de Montejo como Alcalde Mayor de Tabasco, quien inició las campañas militares hacia el sur de la entidad, con la finalidad de extender sus territorios y abrir un camino seguro hacia Las Chiapas. Y después de una
resistencia que duró poco más de 5 años, los zoques fueron sometidos y en 1535 una gran cantidad de ellos, originarios de las encomiendas de Tacotalpa y Oxolotán, fueron reclutados a la fuerza por Francisco de Montejo y León “el Mozo” para reforzar la conquista de Campeche en donde dieron batalla al mando de Juan de Lerma.
En 1535, la población de Oxolotán fue encomendada a Bernardino de Medina, un español sediento de riquezas y aventuras que al poco tiempo la dejó abandonada para enrolarse con el conquistador Hernán Cortés en sus viajes expedicionarios por las costas del Pacífico; por el abandono de Medina las encomiendas de la zona fueron entregadas a Tomás Rijoles quien pasado un tiempo también las abandonó, por lo que luego de una breve disputa el 27 de junio de 1543, fueron arrebatadas por el propio Francisco de Montejo, quien nombró como su representante a Francisco Ramírez. 
Fray Diego de Landa, obispo de Yucatán, durante una visita pastoral a la provincia de Tabasco en 1575, visitó la población indígena zoque de Oxolotán. 
En 1633 los frailes franciscanos Francisco Silvestre Magallón, Bernabé de Pastrana, Juan Fajardo, Buenaventura Valdés y Diego de Padilla, fundaron los conventos de Oxolotán y de Poposá (hoy, Lázaro Cárdenas.) 
Diez años después, el convento de Oxolotán pasó a manos de los frailes dominicos desde donde atendían las doctrinas de los pueblos de Tacotalpa, Tapijulapa, Puxcatán, Teapa, Tecomajiaca, Jalapa, Astapa y Cacaos. 
Durante el movimiento anticlerical (1928-1936) impulsado por el gobernador Tomás Garrido Canabal, la iglesia de Santo Domingo en Oxolotán, se salvó de ser destruida, pero fue desmantelada y convertida en cuartel militar y escuela. 
En el año de 1979 inician los trabajos de restauración en el convento de Oxolotán, con el fin de rescatar la construcción histórica y abrirla al turismo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario