viernes, agosto 14, 2015

Paseo por Lagos de Moreno

Por José Alvarado Monte

En un recorrido guiado por la ciudad de Lagos de Moreno disfrutamos de una tarde maravillosa, reconociendo una vez más lo que ya conocíamos y quedamos comprometidos a volver para realizar un recorrido guiada por las haciendas del municipio. Lagos para mi desde siempre le he tenido un afecto muy particular y por eso me interesa lo que ahí pasa. 
En esa ciudad un conocido periodista hace una dura crítica de las obras que se han realizado en el centro histórico y escribe una amplia relación a lo que según su criterio está mal señalado, que se puede perder el patrimonio de la ciudad por ganar el de pueblo mágico, en una parte de su relación escribe “Es evidente que a la ciudad no se le consultó” lo que consideramos equivocada idea de levantar estructuras y contar el prestigio turístico de la ciudad en la figura del Alcalde de Lagos en monumentos a la estupidez de un bruto Alcalde herencia de los laguences, a la fecha según el decir de tanta gente que se la cree y me consta. 
Pocos días después de esta publicación en el marco del 36 aniversario de la Biblioteca María Sainé de Helguera se hizo la presentación el Libro de los Consejos del Alcalde. En el sistema de Braile, La maestra Susana Espinoza que es la encargada de dar talleres y cursos en Braile en la Biblioteca fue ella quien realizo la trascripción de este libro identificado de Lagos de Moreno. 
Mas los escritores e historiadores Rafael de Alba y Victoriano Salado Álvarez después de un estudio extenso y documentado con el fin de demostrar que los cuentos del Alcalde de Lagos proceden del Folclore Irlandés que son diptongos que achacaron a los de Lagos y como lo dijo el Padre Agustín Rivera quizás la polémica sobre esto continúe. 
Ya que tocamos suceso laguenses voy a transcribir un fragmento del norteamericano Albert M. Guilliam quien viajó por México entre los años 1843,1844 él fue nombrado por su gobierno cónsul de San Francisco California, fecha en que esta era territorio Nacional, arribó al puerto de Veracruz sigue la ruta de México. Jalisco, Zacatecas, Durango, Mazatlán su recorrido por el territorio mexicano fue de unas 4000 millas y escribió algo de lo que vio al llegar a Lagos “fue después de oscurecer que arribamos a Lagos”, este pueblo está al margen de un gran río, tomando su nombre por encontrarse en una región lacustre que forman las montañas al sur de la ciudad más hay un lago artificial cuya extensión es de una o dos millas. 
Es un tropel de caballos. Mi amigo, un francés llegó apresurado a decirme son americanos, tome mi sombrero y nos fuimos al mesón donde se hospedaban, al verme se alegraban de ver a un paisano en tierras tan lejanas, ellos eran doce entre ellos tres damas, todos eran de nueva Inglaterra, todos ellos bajo la protección de otro compatriota que se encontraba en el Puerto de San Blas donde estableció una fábrica manufacturera de algodón, esto me recordó lo que dijo un político dominicano que dijo que si en el infierno se dejaba una bolsa de café tras de ella irían los yanquis. 
Quede muy complacido con lo que vi en Lagos el que no padece la falta de agua, hay dos molinos para triturar trigo dada la abundancia de agua, la vegetación florece, Lagos puede disponer de una gran variedad de frutas todo el año, ellos parecen tener interés y deleite de cultivar las huertas, aquí las lechugas son con hojas muy grandes y quebradizas, no tienen las características de dureza y acidez como en la Unión Americana, son muy aficionados a comer sus hojas y se ven hombres por las calles comiendo estas. Lo mismo que como todos los mexicanos son muy afectos a bañarse por todo el río se ve hombres, mujeres y niños disfrutando de esto. 
El nombre oficial de mi ciudad es el de San Juan de los Lagos, desde el año 1633 ya que ahí se arreglaban todos los asuntos civiles. Y los eclesiásticos en Jalostotitlan lo que al correr de los años se independizo de ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario