lunes, octubre 05, 2015

Historia de la salvación

Basados en el libro del profeta
ISAÍAS
De la Santa Biblia

En el capítulo 1 de Isaías “Dios reprocha a su pueblo”:
2 ¡Cielos y tierra, oigan! Escuchen la queja de Yavé: «Crié hijos hasta hacerlos hombres, pero se rebelaron contra Mí. El buey conoce a su dueño y el åburro el pesebre de su señor, pero Israel no me conoce, mi pueblo no tiene conocimiento.»
11 «¿Por qué tantos sacrificios en mi honor? dice Yavé. 12 Si suben hacia Mí en peregrinación, y se agolpan en los patios de mi Templo, 12 ¿quién se lo ha pedido? Déjense de traerme ofrendas inútiles ¡el incienso me causa horror! reuniones, ¡ya no soporto más sacrificios ni fiestas! Odio sus ceremonias, se me han vuelto un peso y estoy cansado de tolerarlas. Cuando rezan con las manos extendidas, aparto mis ojos para no verlos; aunque multipliquen sus plegarias, no las escucharé, porque veo la sangre en sus manos. dejen de hacer el mal y aprendan a hacer el bien. 17 Busquen la justicia, den sus derechos al oprimido, hagan justicia al huérfano y defiendan a la viuda.»
18 Ahora Yavé les dice: 19 Si ustedes quieren obedecerme, comerán lo mejor de la tierra 20 pero si ustedes insisten en desobedecerme, será la espada la que los devore porque ésta es palabra de Yavé.» 23 Tus jefes son unos rebeldes, cómplices de ladrones. Todos esperan recompensa y van detrás de los regalos. No hacen justicia al huérfano, ni atienden la causa de la viuda. 24 Por eso, dice el Señor Yavé Sabaot, el Fuerte de Israel: 25 Volveré mi mano contra ti.

En el capítulo 2 Isaías profetisa una era de paz cuando reine Dios sobre la tierra:
3 Irán a verlo todas las naciones y subirán hacia Él muchos pueblos, diciendo: «Vengan, subamos al cerro de Yavé, a la Casa del Dios de Jacob, para que nos enseñe sus caminos y caminemos por sus sendas. Porque la enseñanza irradia de Sión, de Jerusalén sale la palabra de Yavé.» 4 Hará de árbitro entre las naciones y a los pueblos dará lecciones. Harán arados de sus espadas y sacarán hoces de sus lanzas. Una nación no levantará la espada contra otra y no se adiestrarán para la guerra.

En el capítulo 3 Isaías nos dice lo que hará Dios cuando nos portemos mal:
4 «Les pondré como jefes a unos chiquillos y a unos petulantes para que los manden.» 5 Entre la gente del pueblo pelearán unos con otros, o unos vecinos con otros; el joven le reprenderá al viejo y el hombre sin apellido al noble…

En el capítulo 5 Isaías presenta el “Cántico de la viña” :
1 Una viña tenía mi amigo en una loma fértil. 2 La cavó quitando las piedras y plantó cepas escogidas. En medio de ella construyó una torre y también cavó un lagar. Él esperaba que produjera uvas, pero sólo le dio racimos amargos. 3 Acérquense, habitantes de Jerusalén, juzguen ahora entre mi viña y Yo. 4 ¿Qué otra cosa pude hacer a mi viña que no se lo hice? ¿Por qué, esperando que diera uvas, sólo ha dado racimos amargos?
5 Déjenme que les diga lo que voy a hacer con mi viña: le quitaré la cerca, para que la puedan saquear… 6 Ya no la cuidaré en adelante…

En el capítulo 6 Isaías nos platica como lo llamó el Sr.
1 El año en que murió el rey Ozías, vi al Señor sentado en un trono elevado y alto, y el ruedo de su manto llenaba el Templo. 2 Por encima de Él había serafines. Cada uno de ellos tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro, con dos los pies y con las otras volaban.
3 Y gritaban, respondiéndose el uno al otro: «Santo, Santo, Santo es Yavé de los Ejércitos, su Gloria llena la tierra toda.» 4 Los postes de piedra de la entrada temblaban a la voz del que gritaba y la Casa se llenaba de humo. Yo exclamé: 5 «¡Ay de mí, estoy perdido, porque soy un hombre de labios impuros y vivo entre un pueblo de labios impuros, y mis ojos han visto al rey, Yavé de los Ejércitos!»
6 Entonces voló hacia mí uno de los serafines. Tenía un carbón encendido que había tomado del altar con unas tenazas, 7 tocó con él mi boca y dijo: «Mira, esto ha tocado tus labios, tu falta ha sido perdonada y tu pecado, borrado.»
8 Y oí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?» Y respondí: «Aquí me tienes, mándame a mí.» 9 Él me dijo: «Ve y dile a este pueblo: Por más que ustedes escuchen, no entenderán 10 ¡Puedes ir! Se pondrá más pesado el corazón de este pueblo, se volverán sordos sus oídos y se les pegarán sus ojos. ¿Acaso se atreverían a ver con sus ojos, y a oír sus oídos, para que comprenda su corazón, y se conviertan y recuperen la salud?»11Yo dije: «¿Hasta cuándo, Señor?» Y Él me respondió:
12 «Hasta que las ciudades queden destruidas y sin habitantes, las casas desocupadas y la tierra abandonada13 Y si quedara solamente la décima parte, también habría de ser entregada al fuego, como hacen con la raíz de la encina y del roble. De la raíz, sin embargo, brotará una raza santa.»

 En el capítulo 7 Isaías nos dice que “La Virgen dará a Luz”
14 El Señor, pues, les dará esta señal: La virgen está embarazada y da a luz un varón a quien le pone el nombre de Emmanuel, es decir: Dios-con-nosotros. 15 El niño se alimentará de leche cuajada y miel hasta que sepa rechazar lo malo y elegir lo bueno.

En el capítulo 9 Isaías nos anuncia el “Nacimiento del Niño Dios ”
1 El pueblo que caminaba en la noche divisó una luz grande, habitaban el oscuro país de la muerte, pero fueron iluminados. 5 Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; le ponen en el hombro el distintivo del rey y proclaman su nombre: «Consejero admirable, Dios fuerte, Padre que no muere, príncipe de la Paz.»

En el capítulo 11 Isaías nos dice como será “ Jesús, el Príncipe de la Paz” y cómo será su reino:

1 Una rama saldrá del tronco de Jesé, un brote surgirá de sus raíces. 2 Sobre Él reposará el Espíritu de Yavé, espíritu de sabiduría e inteligencia; espíritu de prudencia y valentía, espíritu para conocer a Yavé y para respetarlo, y para gobernar según sus preceptos.3 No juzgará por las apariencias, ni se decidirá por lo que se dice, 4 sino que hará justicia a los débiles y defenderá el derecho de los pobres del país. Su palabra derribará al opresor, el soplo de sus labios matará al malvado.
6 El lobo habitará con el cordero, el puma se acostará junto al cabrito, el ternero comerá al lado del león y un niño chiquito los cuidará.7 La vaca y el oso pastarán en compañía y sus crías reposarán juntas, pues el león también comerá pasto, igual que el buey. 8 El niño de pecho jugará sobre el nido de la víbora, y en la cueva de la culebra el pequeñuelo meterá su mano.
9 No cometerán el mal, ni dañarán a su prójimo en todo mi Cerro santo, pues, como llenan las aguas el mar, se llenará la tierra del conocimiento de Yavé.

En el capítulo 28 Isaías nos habla de “Jesús, la Piedra Angular”
16 En vista de todo esto, el Señor Yavé les dice: Yo mismo voy a colocar una piedra en Sión, una piedra escogida, una piedra angular, de gran valor y firme: «El que se apoye en ella, no se moverá.» 17 Pondré el derecho como regla y la justicia como nivel.

En el capítulo 35 Isaías nos dice como será la “Presencia del Mesías” entre nosotros.
4 Díganles a los que están asustados: «Calma, no tengan miedo, porque ya viene su Dios a vengarse, a darles a ellos su merecido. El mismo viene a salvarlos a ustedes.»
5 Entonces los ojos de los ciegos se despegarán, y los oídos de los sordos se abrirán 6 los cojos saltarán como cabritos y la lengua de los mudos gritará de alegría.
En el capítulo 40 Isaías nos presenta el poema “Consuelen a mi pueblo” Este es un texto dirigido a los judíos cautivos en Babilonia, anunciándoles que Dios les permitía regresar a su tierra.(Con este poema inicia la maravillosa ópera “El Mesías” de Handel, que termina con el coro de Haleluya más grandioso que se conoce.)
1 Consuelen, dice Yavé, tu Dios, consuelen a mi pueblo. 2 Hablen a Jerusalén, hablen a su corazón, y díganle que su jornada ha terminado, que ha sido pagada su culpa, pues ha recibido de manos de Yavé doble castigo por todos sus pecados.
3 Una voz clama: «Abran el camino a Yavé en el desierto; en la estepa tracen una senda para Dios 4 que todas las quebradas sean rellenadas y todos los cerros y lomas sean rebajados que se aplanen las cuestas y queden las colinas como un llano.» 5 Porque aparecerá la gloria de Yavé y todos los mortales a una verán

En el capítulo 42 Isaías nos muestra el 1º poema del “El Siervo de Yavé”

1 He aquí a mi siervo a quien Yo sostengo, mi elegido, al que escogí con gusto. He puesto mi Espíritu sobre Él, y hará que la justicia llegue a las naciones. 2 No clama, no grita, no se escuchan proclamaciones en las plazas. 3 No rompe la caña doblada ni aplasta la mecha que está por apagarse, sino que hace florecer la justicia en la verdad. 4 No se dejará quebrar ni aplastar, hasta que establezca el derecho en la tierra…
6 te he destinado para que unas a mi pueblo y seas luz para todas las naciones. 7 Para abrir los ojos a los ciegos, para sacar a los presos de la cárcel…8 ¡Yo soy Yavé!
¡Ese es mi Nombre!…9 Las primeras cosas se han realizado ahora, pues, anuncio cosas nuevas…

En el capítulo 45 Isaías nos dice que:
5 Yo Soy Yavé, y no hay otro igual; fuera de Mí no hay ningún otro Dios; 6 nada existe fuera de Mí.7 Yo Soy Yavé, y no hay otro más; Yo enciendo la luz y creo las tinieblas, 7 Yo hago la felicidad y provoco la desgracia, Yo, Yavé, Soy el que hace todo esto.
23 «Ante Mí se doblará toda rodilla»

En el capítulo 49 Isaías nos dice: 
1 Yavé me llamó desde el vientre de mi madre, conoció mi nombre desde antes que naciera.3 El me dijo: «Tú eres mi servidor, Israel, y por ti me daré a conocer.»
6 «No vale la pena que seas mi servidor únicamente para restablecer a las tribus de Jacob, o traer sus sobrevivientes a su patria. Tú serás, además, una luz para las naciones, para que mi salvación llegue hasta el último extremo de la tierra.»

15 … ¿Puede una mujer olvidarse del niño que cría, o dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues bien, aunque alguna lo olvidase, Yo nunca me olvidaría de ti.
16 Mira cómo te tengo grabado en la palma de mis manos.

En el capítulo 50 Isaías nos muestra el 2º poema del “El Siervo de Yavé”

6 He ofrecido mi espalda a los que me golpeaban, mis mejillas a quienes me tiraban la barba, y no oculté mi rostro ante las injurias y los escupos. 7 El Señor Yavé está de mi parte, y por eso no me molestan las ofensas; por eso, puse mi cara dura como piedra.

En el capítulo 52 Isaías nos muestra el 3º poema del “El Siervo de Yavé”

13 Ahora llega para mi servidor la hora del éxito; será exaltado, y puesto en lo más alto.
14 Así como muchos quedaron espantados al verlo, pues estaba tan desfigurado, que ya no parecía un ser humano;
15 así también todas las naciones se asombrarán, y los reyes quedarán sin palabras al ver lo sucedido,

En el capítulo 53 Isaías nos muestra el 4º poema del “El Siervo de Yavé”

2 No tenía brillo ni belleza para que nos fijáramos en Él, y su apariencia no era como para cautivarnos. 3 Despreciado por los hombres y marginado, hombre de dolores y familiarizado con el sufrimiento, semejante a aquellos a los que se les vuelve la cara, no contaba para nada y no hemos hecho caso de él. 4 Sin embargo, eran nuestras dolencias las que él llevaba, eran nuestros dolores los que le pesaban.
5 Él soportó el castigo que nos trae la paz y por sus llagas hemos sido sanados.
6 Yavé descargó sobre él la culpa de todos nosotros. 7 Fue maltratado y él se humilló y no dijo nada, fue llevado cual cordero al matadero, como una oveja que permanece muda cuando la esquilan. 8 Fue detenido, enjuiciado y eliminado ¿y quién ha pensado en su suerte? Pues ha sido arrancado del mundo de los vivos y herido de muerte por los crímenes de su pueblo.9 Fue sepultado junto a los malhechores y su tumba quedó junto a los ricos, a pesar de que nunca cometió una violencia ni nunca salió una mentira de su boca. 
10 Quiso Yavé destrozarlo con padecimientos, y Él ofreció su vida como sacrificio por el pecado. 
12 Por eso, le daré en herencia muchedumbres… porque se ha negado a Sí mismo hasta la muerte y ha sido contado entre los pecadores, cuando llevaba sobre Sí los pecados de muchos e intercedía por los pecadores. 

En el capítulo 55 Isaías nos platica lo que el Sr. nos dice: 

9 Así, como el cielo está muy alto por encima de la tierra, así también mis caminos se elevan por encima de sus caminos y mis proyectos son muy superiores a los de ustedes. 

En el capítulo 58 Isaías nos dice “El ayuno que agrada a Dios” 

6 ¿No saben cuál es el ayuno que me agrada? Romper las cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo.7 Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano. 8 Entonces tu luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente. Tu recto obrar marchará delante de ti y la Gloria de Yavé te seguirá por detrás. 9 Entonces, si llamas a Yavé, responderá. Cuando lo llames, dirá: «Aquí estoy.» 
11 Yavé te confortará en cada momento; en los lugares desérticos te saciará. Él rejuvenecerá tus huesos y serás como huerto regado, cual manantial de agua inagotable. En el capítulo 61 Isaías nos muestra el poema “El Espíritu de Dios está sobre Mí”: (Este poema lo leyó Jesús en la sinagoga de Nazaret y dijo: “Esto se está cumpliendo hoy” Lc. 4,16 ) 
1 ¡El Espíritu del Señor Yavé está sobre Mí! sepan que Yavé me ha ungido. Me ha enviado con un buen mensaje para los humildes, para sanar los corazones heridos, para anunciar a los desterrados su liberación, y a los presos su vuelta a la luz. 2 Para publicar un año feliz lleno de los favores de Yavé, y el día del desquite de nuestro Dios. Me envió para consolar a los que lloran. 

Por Javier Contreras

No hay comentarios.:

Publicar un comentario