martes, noviembre 10, 2015

Nace un artista para el mundo del arte

Un 26 de noviembre de 1979 en una casa de la calle Hernández, nace una de las pintoras con el mayor talento que he podido imaginar, creo que ni ella misma conoce el alcance de su don, a lo que me viene una pregunta muy peculiar ¿el artista nace o se hace? Esta es una pregunta que muchos interesados en el arte han de formularse en algún momento de sus vidas. La verdad, a mí siempre me ha gustado escribir e inventarme historias, incluso llegar a inventarme una serie de caricaturas llamadas “Eva Gaviota” en honor a la pintora más excelsa que he conocido; pero, tampoco llego a considerarme una artista. Pienso que es muy diferente tener cierta sensibilidad al arte a, en serio, crear algo sumamente bello que llegue a ser considerado una obra de arte. Esa ya es una liga totalmente superior a la que estoy. Obras de Arte las que si hace Evangelina García Gutiérrez, que es una artista en toda la extensión de la palabra, por mujeres como ella el mundo es más bello, y el arte una ciencia extraordinaria llena de talentos desconocidos. Conocí algunos de los primeros trazos y bosquejos de obras de arte de Evangelina y desde pequeña se le veía el talento, ahora que toda una gran mujer lo demuestra en cada trazo mágico que sale de sus benditas manos, pienso que el artista tiene que nacer siendo artista debido a que de alguna manera debe traer de “fábrica” esa sensibilidad, esa comprensión del arte en sí. Es lo que la mayoría conocemos como un don. Si se trae un don eso significa que, sea el medio que sea, sale tan natural siempre como si uno se estuviera lavando los dientes. Es una característica tan marcada que es imposible de ocultar. Si alguna persona de estas negara ser así, se estaría negando así mismo. 
La personalidad, igual que el “ser artista” se forja con una buena ración de “eso” que trajimos al nacer y otras raciones de lo que vamos adquiriendo con el vivir. Las experiencias que absorbemos con el correr de la vida nos marcan un sendero que, en miles de ocasiones, se bifurca, se pierde en la bruma o en el bosque que es la existencia... ese camino que, tantas veces nos llena de dudas y nunca sabemos a dónde nos lleva. 
Alguien puede nacer con el talento, pero si este no es fomentado entonces esta persona nunca sabrá de lo que es capaz. Bien dicha es esa frase de “la práctica hace al maestro”. No hay que desmotivarse al ver grandes obras. Si a ti te gusta la figura humana por ejemplo, entonces bien puedes tomar cursos o simplemente agarrar un lápiz, papel y poner en frente a tu hermanito para dibujarlo. En fin, la constancia, la repetición es lo que nos vuelve mejores. 
No solo la práctica. El sólo nacer con el don no significa que ya venimos sabiéndolo todo. Al contrario, para seguir desarrollando e ir mejorando la técnica es necesaria la investigación. Hay que informarse como sea: libros, cursos, tutores, internet, videos, etc. Mi conclusión siempre ha sido que es una combinación de las dos: un artista nace y se hace. Si solo naciera entonces no tendría la información, ni la constancia. Si solo se hiciera, sería más difícil todavía, pues si se llegará a desarrollar cierta habilidad, sería menor a la de muchos otros que les sale de una manera más espontánea. 
Una forma complementa a la otra. Tristemente, se les llama artistas a veces a personas que tienen gran fama y no tan buen trabajo. Pero en fin, el juzgar si es arte o no ya es otra cosa.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario