jueves, diciembre 03, 2015

22 de noviembre de 1927

Por José Alvarado Montes

Esta fue la fecha en que fue asesinado en Teocaltitan de Guadalupe el Sacerdote Sanjuanéense Pedro Esqueda Ramírez y aunque mucho se ha escrito de su vida y su martirio en las cosas históricas siempre hay algo más que investigar. Nació el 29 de abril de 1827 fue bautizado el mismo día y confirmado tres meses después, más adelante inicia sus estudios en una escuela particular, pasa a la escuela del Santuario “ Hoy Presidencia Municipal”, luego ingresa al Seminario en esta ciudad, terminados sus estudios aquí, pasa al Seminario de Guadalajara. 
En 1914 en plena Revolución mexicana el gobierno Carrancista incauta el Seminario él y otros seminaristas alcanzan a escapar él ya había sido ordenado diacono, años después recibe la ordenación presbiterial y es nombrado vicario cooperador de la Parroquia de San Juan Bautista, donde ejerce su ministerio por once años, su aprehensión martirio y muerte son ya muy conocidos pero hay otros detalles que no. 
El era un Sacerdote joven que le gustaba tocar guitarra y cantar y era encargado de los niños del Catecismo. La Misión de él se empezó a forjar desde que era niño y era notoria la fe que con fervor rezaba a La Virgen de San Juan, fue acolito y cantor su maestro fue Pedro Márquez, sus profesores de música y canto fueron don Manuel R. de León y Don Benigno Hernández. Terminada su educación primaria entro de aprendiz a un taller de zapatero, él fue un niño enfermizo, lo que ganaba como acolito y cantor era $ 1.50 al mes. Un día llegaron al taller de zapatería los rectores del seminario invitándolos a seguir esa vocación Pedro pidió permiso a sus padres de que lo dejaran entrar al Seminario. El Seminario lo ocupaba lo que hoy es la Presidencia Municipal, le dieron la bienvenida el Sr. Navarro y el Profesor Pedro Márquez. Desde sus primeros meses en el Seminario varios Sanjuanenses le ayudaron en diferentes formas, en ese tiempo vestía traje negro, corbata negra, y sombrero negro, termino su tiempo y se le cambio al Seminario de Guadalajara, salió a Santa María para tomar el tren en un carro de mulas. 
A los 8 años de edad hizo su Primera Comunión en compañía de otros niños. Les hicieron un desayuno de chocolate y pan en el Curato. El estreno pantalón y camisa que le regalo la Señora Genoveva Ramírez que era madrina de su hermana. A la familia le gustaba salir al campo y recoger flores silvestres que le servían de adorno a las estancias religiosas que adornaban su casa, se bañaba en el rio como casi todo el pueblo, le tenía miedo a los policías y soldados porque su mama le decía que se llevaban a los niños que no asistían a la escuela.
En tiempo de los Carrancistas en la primera quincena de agosto, los soldados fueron a apresar a los que ahí estaban más escaparon a tiempo, los de San Juan llegaron sin esperarlos a sus casas y aquí siguieron estudiando. 
En 1917 su Cantamisa fue en la hoy Catedral, el banquete se hizo en una vecindad donde vivía su familia en la Calle Ancha. Su papa murió un año después. En ese tiempo el Padre Aguayo y Solís iban hacer una fiesta religiosa al presidente no le pareció y comenzó a tratar de encarcelarlo, buscaban al Padre Esqueda que se encontraba en el Rancho de Olivares. Al presidente en ese tiempo le decían el Tetete¨ El Padre Esqueda se fue un mes a Jalos y allí le ayudaba al Sr. Cura Dávalos. A su regreso a San Juan paso por el cerro del águila donde había habido un combate entre cristeros y federales y le causó gran impresión al ver como los perros devoraban a los soldados muertos, al llegar aquí primero se refugió en la casa de las Señoritas Macías después se fue a una casa de Don José Pérez Alba a un costado del Hospital donde había dos monjas y un Sacerdote. Después se supo que había llegado El Cacarizo Refugio Paredes, y el Diputado Trinidad Alatorre tratando de apresar al Padre Esqueda. Otra vez regreso a esconderse a la casa de las Señoritas Macías y allí comienza su camino a la muerte. Hilarión Medina niño del que estaba en el Catecismo fue el que le encargo el Padre un recado para la Srita. Rafaelita y se dio cuenta que el traía un brazo amarrado, al subir al caballo que lo llevaría con los soldados y que uno de ellos le dio un puntapié a la pata del caballo que se pandeo y por poco tira al padre. 
Cuando apresaron al Padre se llevaron a varios vecinos más a la cárcel entre ellos a los hermanas del Padre que no pudieron salir hasta que pagaron $25.00 y firmaron unos papeles renunciando a cualquier religión. La fianza la pagaron los hermanos Pascasio y Ranulfo Muñoz, hombres ricos conocidos como los Pascasitos. 
El Padre Esqueda inicio la costumbre de dar la bendición con el Santísimo, al terminar el Rosario a las ocho de la noche, la campana mayor daba tres toques y toda la gente donde estuviera dejaban de hacer lo que estaban haciendo y se arrodillaban viendo hacia la Parroquia y se persignaba esta costumbre perduro por muchos años ahora desaparecida. 
Cuatro días estuvo preso el Padre Esqueda, lo trataron con gran rigor, lo azotaron cruelmente lo tuvieron incomunicado y el primer día sin alimento, el Padre tenía seis ornamentos que usaba en los días festivos, fueron quemados en la calle y tres copones de valor se los llevaron. Todos los martirios que sufrió el padre ya son conocidos, pero como y quienes mandaban en San Juan en esa época que no se creía en la guerra, ni de las cifras que dan las autoridades de bajas los sufrimientos van más allá, ejemplo después de un combate. 
El Abad Gonzalo Ornelas Ruiz lo apresaron y lo llevaron a México. El Sr. Cura Cervantes se fue a refugiar a otra ciudad, la población se aterrorizaba con la entrada de las tropas de ambos bandos. La Guerra continuaría quedando en la Historia el 22 de Noviembre de 1927.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario