jueves, diciembre 03, 2015

Un motivo más de brindis

Sin duda alguna los mexicanos somos identifi cados en el mundo por ser argüenderos, espontáneos, aguerridos, creativos y por ser mega fiesteros. Hoy esperamos con ansias tremendas el día 11 y no para ir de gallo con la morenita, si no para arrancar nuestro mundialmente famoso maratón Lupe-Reyes. Pero en realidad ¿Cómo festejamos nuestras fiestas decembrinas? 
Independientemente de nuestro credo religioso o nuestra forma de practicarlo, es necesario ir a nuestro interior para ver como lo festejamos, pues no podemos dar algo que nosotros mismos no tenemos. La emotividad de estas fechas llega a todo el mundo con el mensaje de esperanza y de paz. Cada credo y nación le da toques y le agrega elementos especiales, como a los alemanes les debemos los árboles de navidad, al pobre de Asís le debemos los nacimientos (aunque los mexicanos tomamos la idea y la llevamos a cada hogar). Los franciscanos no hallaban el modo de evangelizar a los nativos mexicanos y ante el gusto de los propios por el teatro, nacieron nuestras pastorelas, las cuales se sumaron a las ya tradicionales posadas y a vencer el mal en ellas (bajo el signifi cado de la tradicional piñata de siete picos) También nuestra tierra da muestra al mundo de estas fechas a través de uno de los adornos iconos de estas fiestas como lo son las catarinas o mejor conocidas como noche buenas. En fin es época de alegría, de reunirnos con nuestros seres queridos y donde somos capases de darles hasta la mano a nuestros enemigos o mínimo hacerles un gesto de buena voluntad.
Pero en realidad siempre es así? O tratamos de disfrazar una falsa felicidad? Los índices de problemas de depresión y de suicidios se elevan por mucho en estas fechas, pareciera increíble que en medio de tanta paz y alegría exista tanta tragedia. Es necesario salirnos de nuestra burbuja personal para darnos cuenta de lo que el mundo nos está poniendo de frente y ver nuestra realidad personal, familiar y social. Para muchos la hipocresía es su forma de vida diaria, creen que con quedar bien con la sociedad van a cubrir huecos de alguna etapa de la vida, otros buscan poder para calmar esa sed y se convierten en chacales del poder y explotadores de cuanta persona pueden. Cuantos utilizan el dinero para tratar de pagar sus culpas o comprar según ellos el afecto que con el trato no han sabido ganar. No dejamos de ser presas de un mundo global, materialista, consumista e inhumano que busca placeres y satisfacer sus egos antes que ver por los demás. Cuantas veces los intercambios los hacemos con intereses personales? O nuestras reuniones ya sean con amigos, familia o vecinos sirven para desunir en ves de ser factor de unidad? Cuantas veces en realidad damos un regalo de corazón y sin esperar recibir nada a cambio o quedar bien con la sociedad o grupos políticos o religiosos? En nuestras fiestas en realidad se refleja el espíritu de estas fechas o las utilizamos como un mensaje de poder? O para el lucimiento económico-social? Cuantas veces nuestras fiestas son mega borracheras con desunión hipocresías, pleitos, donde reina todo menos el espíritu de estas fechas independientemente de nuestro credo religioso? 
Esta también es nuestra navidad, no debemos desapartarnos de ella ni esperar que alguien llegue con una varita mágica y solucione todo. La respuesta está en cada uno de nosotros y en la forma de tomar las cosas, no esperemos que el mundo cambie, empecemos nosotros con los cambios y pronto veremos cómo se transforma nuestro entorno. Es una fecha de reencuentro, paz y unidad. Démosle el sentido real a estas y disfrutémoslas al máximo, disfrutemos que nuestra nación le ha hecho grandes aportes a esta fecha y sin duda alguna el más grande es la unidad de razas y de la familia, las cosas materiales van y vienen, es tiempo de pedir perdón y de estar unidos, cercanos a las necesidades del otro, en especial en lo espiritual, personal y familiar.

FELIZ NAVIDAD
HISTORIA, VALORES Y TRADICIONES.
José I g nacio González Villalobos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario