martes, junio 07, 2016

Ciencia y fe se complementan

Desde tiempos inmemorables ha surgido en el hombre la necesidad de saber y conocer todo aquello que le rodea, de dar respuesta y explicación a todos los cuestionamientos o problemas que se le presentan; desde siempre ha tenido el deseo por escudriñar todo, saber de dónde viene, a dónde va, de qué está hecho, quién lo creó, cómo lo crearon. 
Sin duda son cuestiones que todos nos hemos planteado alguna vez en la vida. De la necesidad de responder y dar explicación a esas interrogantes propias de la naturaleza del ser humano, han surgido dos grandes sistemas que generalmente guían a las personas a buscar la verdad, la Ciencia y la Religión. 
Desde el momento que surgieron sus séquitos, caprichosamente originaron una gran disputa entre ellas; una guerra sin cuartel porque una busca silenciar a la otra, pues ambas aseguran tener la verdad y quien no esté a su favor, no sólo está equivocado, sino representa un peligro a la sociedad; tal fue el caso, por ejemplo, de la ‘Santa Inquisición’ época donde un tribunal eclesiástico medieval buscó y castigó las faltas contra la fe o doctrinas de la Iglesia. 
¿Acaso esta es una contienda por saber quién tiene la razón o ver quién tiene más seguidores? Eso jamás llevará a la verdad absoluta.En cambio, personas más razonables o reflexivas comprenden que quizá se logre más si ambas trabajan codo a codo en lugar de pelear. Se puede considerar que tal vez así nace la “Bioética”. Von Ressenslaer Potter, primero en usar el término(1971) precisa que: La bioética surge como un intento de establecer un puente entre la ciencia experimental y las humanidades”. Entonces se puede entender que la bioética es como ese punto intermedio entre el conocimiento y la fe;entre el razonamiento y la divinidad. 
En esta región de Jalisco aún se dan continuas batallas y no pocas personas son señaladas, discriminadas y hasta castigadas por sus creencias. Se juzga,se critica y se discrimina a quienes piensan diferente, por lo tanto,se hace difícil aceptar lo nuevo o distinta manera de pensar; esto según parece seguirá hasta que la sociedad acepte y comprenda que la ciencia y la fe realmente pueden hacer mucho, sin subirlas a cada una a la esquina contraria del cuadrilátero. La ciencia puede ser de gran apoyo para la fe y a su vez, la fe puede ayudar a la ciencia a responder cuestiones que escapan al entendimiento humano. Entonces, la bioética da el soporte necesario porque abarca diversos aspectos axiológicos y de ontológicos en la conducta de las personas que inciden y repercuten jurídica y socialmente. 
Si queremos que la sociedad en verdad progrese y se supere, se necesita del esfuerzo coordinado de todas las personas; comprender que ciencia y religión se complementan y no son enemigas como algunos se empeñan en vano demostrar.

Por: Jennifer Jazmine Pérez Sandoval
2do. Semestre de Médico Cirujano y Partero
Materia Bioética y Universidad
Profesor-Asesor: Pablo Huerta Gaytán
Centro Universitario de Los Altos

Correo:phuerta@cualtos.udg.mx

No hay comentarios.:

Publicar un comentario