sábado, agosto 06, 2016

Mi pequeño saltamontes

Hace días que voy haciendo la cuenta atrás... 
Hace días que he empezado a rememorar qué pasaba a estas horas hace un año.... 
Recuerdo los lugares, las personas, los momentos, la situación… 
Y creo que también recuerdo los sentimientos, las emociones de aquellos instantes en que sabes que está a punto de cambiar tu vida. 
No sabes cómo ni en qué grado, pero sabes que lo que sucederá te cambiará la vida, la manera de vivir y de ver el mundo. Es aquella emoción de saberte muy cerca de algo muy grande...Muy importante! 
Eras tú la emoción, el anhelo, los nervios a ratos… Eras tú quien lo generaba! 
Alguien me dijo, muchos meses antes de parir, que tu llegada me transformaría para siempre. Yo sabía que me esperaba un parto sumamente tranquilo y que no me desesperaría en las contracciones, que yo controlaría la intensidad del dolor de las mismas...pero en eso sí me equivoque, yo no controle las intensidades de las contracciones y mucho menos pensé en relajarme en esos momentos, yo solo sentía que me retorcía del dolor, pero el saber que la causa de los mismos eran un anuncio de tu pronta llegada, me hizo tolerarlos! 
Tu llegada SI me transformó porque en tu camino hacia mí me enseñaste qué es vivir sin miedo. En aquellas horas y horas en las que alcanzaba la dilatación completa.. 
Pero en cada segundo de esos momentos me enseñaste que yo podía con eso y con mucho muchísimo más. Tu llegada me conectó a quien soy más allá de mi nombre y mi forma y no fue sin una gran angustia de qué pasaría después.... 

Enfrentarme al miedo y traspasarlo.. 
Enfrentarme al agotamiento y traspasarlo.. 
Enfrentarme a un parto natural y traspasarlo... 

Tú, con tu posado tranquilo y sereno de quien todo lo sabe y no se preocupa por nada, me acompañaste en mi camino de transformación de quien era hasta entonces. Morí, de alguna forma, a lo que conocía de mí. Y me encontré en el camino con otra mujer, con otra madre, con otra hija, hermana, amiga… que con los días tuvo que ir reconstruyéndose y reconociéndose. Tú, con tu cara dulce, poniéndolo todo siempre fácil, me diste fuerzas, motivos, energía. 
Tú me hiciste de espejo de este nuevo “yo” que nacía. 
Tu llegada me transformó. No como yo preveía, no como yo lo pensaba...fue aún mejor! Vivir sin miedo es el regalo más valioso que me han hecho nunca. Ni imaginaba hasta qué punto tu llegada me marcaría. Ni podía pensar que tanto dolor tendría, al mismo tiempo, cosas tan tremendamente buenas escondidas. Y ahora, que de ello hace un año, no puedo dejar de estar removida, sensible, nostálgica, feliz y agradecida. 
Te veo, atrevida y potente como eres y me pregunto si tú ya lo sabías todo antes de abrazarnos. Si sabías qué pasaría y por qué. Te miro esos ojos entre marrón y miel que a todos nos vuelven locos y me pregunto si en sus aguas ya lo tenías todo previsto. 
Y me temo que sí... eres tan maestra...tanto que día a día me impacta ser tu madre! 
Y sé que esto es una responsabilidad enorme que me obliga y motiva a que día a día sea mejor en todos los aspectos de mi vida...mejor para ti mi cielo. Una labor un poco complicada pero maravillosa. 
Extraño mi enorme panza...ya me encantabas desde que estabas dentro de ella, me fascinaste cuando te vi en mis brazos y actualmente me tienes enloquecida por ti. Solo ruego día a día a nuestro Diosito que nos permita crecer y disfrutarnos juntas...que nos regale muchos años mas! 

Siento que aquellos días en que compartíamos un mismo latido fue una aventura que va más allá de lo palpable.... 
Siento que me hiciste un favor, que me diste un empujón importantísimo para ser quien soy ahora.... 
Siento que me amaste tanto que fue gracias a ti que no desfallecí hasta llegar a tener un excelente parto... 
Siento que no dejaste nunca de sostener mi mano... Siento una gratitud inmensa de por vida... 
Una gratitud hacia ti, hacia lo que hiciste, hacia quién eres y qué significas para nosotros! 
Te amo más de lo que puedo imaginar.... 
Soy inmensamente feliz de que seas mi hija... 
Soy muy feliz de ser tu madre y soy aún más feliz de poder celebrar por primera vez tu cumpleaños!!! 

Por Marcela Mendoza Sánchez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario