sábado, febrero 04, 2017

Historia de la salvación

Basados en el libro de
SIRÁCIDES (O ECLESIÁSTICO) Cap 2-8

De la Santa Biblia

Capítulo 2 Confianza en Dios en las pruebas 

1 Si te has decidido a servir al Señor, prepárate para la prueba. 2 Conserva recto tu corazón y sé Acepta todo lo que te pase y sé paciente cuando te halles botado en el suelo. 5 Porque así como el oro se purifica en el fuego, así también los que agradan a Dios pasan por el crisol de la humillación. 6 Confía en Él y te cuidará; sigue el camino recto y espera en Él.  decidido, no te pongas nervioso cuando vengan las dificultades. 3 Apégate al Señor, no te apartes de él; si actúas así, arribarás a buen puerto al final de tus días. 4
7 Ustedes que temen al Señor, esperen su misericordia, no se aparten de Él, pues podrían caer. 8 Ustedes que temen al Señor, confíen en Él: no perderán su recompensa.  9 Ustedes que temen al Señor, esperen recibir todo lo que vale la pena: esperen misericordia y alegría eternas. 10 Recuerden lo que les pasó a sus antepasados: ¿quién confió en el Señor y se arrepintió de haberlo hecho? ¿Quién perseveró en su temor y fue abandonado? ¿Quién lo llamó y no fue escuchado? 
11 Pues el Señor es ternura y misericordia; perdona nuestros pecados y nos salva en los momentos de angustia. 
12 ¡Ay de los flojos que dejan caer sus brazos, ay del pecador que se niega a elegir! 13 ¡Ay de los flojos que no tienen confianza!; por eso, no serán protegidos. 14 Ay de ustedes que no han perseverado: ¿qué harán cuando el Señor les pida cuentas? 
15 Los que temen al Señor no desobedecen sus mandamientos; los que son fieles en amarle siguen sus caminos. 16 Los que temen al Señor tratan de agradarle; los que lo aman se alimentan de su Ley. 
17 Los que temen al Señor tienen su corazón preparado; se humillan ante Él y dicen: 18 «¡Pongámonos en las manos del Señor más bien que en las de los hombres, pues su misericordia no es menos que su poder!» 

Capítulo 3 Honra a tus padres 

1 ¡Hijos, óiganme, les habla su padre! Sigan mis consejos y se salvarán. 2 Porque el Señor quiso que los hijos respetaran a su padre, estableció la autoridad de la madre sobre sus hijos. 3 El que respeta a su padre obtiene el perdón de sus pecados; 4 el que honra a su madre se prepara un tesoro. 5 Sus propios hijos serán la alegría del que respeta a su padre; el día en que le implore, el Señor lo atenderá. 
6 El que respeta a su padre tendrá larga vida; el que obedece al Señor será el consuelo de su madre. 7 Servirá a los que le dieron la vida como si sirviera al Señor. 
8 Actúa así, honra a tu padre de palabra y de hecho, y su bendición se hará realidad para bien tuyo. 9 Pues la bendición de un padre afirma la casa de sus hijos, pero la maldición de una madre la destruye hasta los cimientos. 
10 No te alegres de la deshonra de tu padre: su vergüenza nunca será motivo de gloria para ti. 11 El honor de un hombre depende de la reputación de su padre; cuando una madre mereció el desprecio, salieron deshonrados sus hijos. 
12 Hijo mío, cuida de tu padre cuando llegue a viejo; mientras viva, no le causes tristeza. 13 Si se debilita su espíritu, aguántalo; no lo desprecies porque tú te sientes en la plenitud de tus fuerzas. 14 El bien que hayas hecho a tu padre no será olvidado; se te tomará en cuenta como una reparación de tus pecados. 15 En el momento de la adversidad será un punto a tu favor, y tus pecados se derretirán como hielo al sol. 16 Abandonar a su padre es como insultar al Señor; el Señor maldice al que ha sido la desgracia de su madre. 

Capítulo 4 

1 Hijo mío, no niegues su pan al pobre; no hagas esperar al que te mira con ojos suplicantes. 2 No apenes al que tiene hambre, ni hagas enojarse a un indigente. 3 No discutas con el desesperado, ni dejes que el necesitado suspire por tu limosna. 4 No eches al mendigo agobiado por su miseria, ni le des la espalda al pobre. 5 No des la espalda al que está necesitado, ni des a alguien un motivo para que te maldiga. 6 Pues si alguien te maldice movido por su amargura, El que lo ha creado escuchará su súplica. 
7 Haz que la comunidad hable bien de ti, inclínate ante el que dirige. 
8 Atiende al pobre, respóndele con serenidad, dile palabras amables. 
9 Libra al oprimido de manos del opresor, y no seas blando cuando hagas justicia. 10 Sé como un padre para el huérfano y como un marido para su madre. Entonces serás como un Hijo del Altísimo, te amará más que tu propia madre. 

Capítulo 5 
1 No te sientas seguro con tu riqueza ni pienses: «¡Me basto a mí mismo!» 2 No te dejes arrastrar por la violencia o el deseo de tener: harán de ti su esclavo. 
3 No digas: «¡Nadie me lo impedirá!» El Señor puede castigarte. 4 No digas: «¡Pequé y no me pasó nada!» El Señor se toma todo su tiempo. 
11 Aprende a escuchar y tómate tu tiempo para responder. 
12 Si sabes de qué hablas, respóndele a tu interlocutor; si no, guarda silencio 

Capítulo 6 
2 No capitules delante de tus pasiones; se volverían contra ti como un toro y te harían pedazos. 

5 Las palabras amables te harán ganar muchos amigos, un lenguaje cortés atrae respuestas benevolentes. 6 Ten muchos amigos, pero para aconsejarte escoge uno entre mil. 
7 Si has encontrado un nuevo amigo, comienza por ponerlo a prueba, no le otorgues demasiado pronto tu confianza. 
8 Hay amigos que sólo lo son cuando les conviene, pero que no lo serán en las dificultades. 
9 Hay amigos que se transforman en enemigos y que dan a conocer a todo el mundo su desavenencia contigo para avergonzarte. 
10 Hay amigos que lo son para compartir tu mesa, pero que no lo serán cuando vayan mal tus negocios. 11 Mientras éstos marchen bien, serán como tu sombra, e incluso mandarán a la gente de tu casa. 12 Pero si tienes reveses, se volverán contra ti y evitarán encontrar tu mirada. 
13 Mantente a distancia de tus enemigos y cuídate de tus amigos. 
14 Un amigo fiel es un refugio seguro; el que lo halla ha encontrado un tesoro. 15 ¿Qué no daría uno por un amigo fiel? ¡No tiene precio! 16 Un amigo fiel es como un remedio que te salva; los que temen al Señor lo hallarán. 17 El que teme al Señor encontrará al amigo verdadero, pues así como es él, así será su amigo.3 

Aprendizaje sobre la sabiduría. 
22 La sabiduría… no quiere revelarse al primero que llega. 
27 Lánzate tras sus huellas, búscala y se dará a conocer; cuando la tengas, no dejes que se vaya. 
33 Si quieres escuchar, aprenderás; si pones atención, serás sabio. 34 …si ves (a) un hombre sabio, júntate con él. 35 Escucha con gusto todo lo que se refiere a las cosas de Dios; no dejes pasar las sentencias de los sabios. 36 Si ves a un hombre realmente sensato, anda a su casa desde el amanecer, y que tus pies desgasten el umbral de su puerta. 
37 Medita los preceptos del Señor, preocúpate continuamente de sus mandamientos; él te afirmará el corazón y tú recibirás esa sabiduría tan deseada. 

Capítulo 7 Consejos Varios 
1 No hagas el mal y el mal no te sorprenderá. 
2 Apártate de la mala acción, y ella te dejará. 

4 No pidas al Señor un puesto de dirigente, 

6 No aspires a tener un puesto de responsabilidad si no eres lo bastante fuerte para arrancar de raíz la injusticia: te dejarás intimidar por un poderoso y perderás tu integridad. 
17 No te creas más de lo que eres: el que vive sin Dios será castigado por el fuego y los gusanos. 
19 No te separes de una esposa sabia y buena; una esposa amable vale más que el oro
34 No te apartes de los que lloran, sufre con los que tienen pena. 
35 No te olvides de visitar al enfermo. 
36 En todo lo que hagas acuérdate de tu fin y nunca pecarás. 
Nota: 
El contenido se ha tomado textual de la Santa Biblia, “Biblia Latinoamericana” edit. Verbo Divino. Edición revisada 1995, XVIII edición. Los subrayados son míos. 

Javier Contreras

No hay comentarios.:

Publicar un comentario