sábado, febrero 04, 2017

Uso pedagógico de la caricatura

Por Maverick

La caricatura se define como retrato u otra representación que exagera los rasgos físicos o faciales o bien el comportamiento, la vestimenta o los modales característicos de un individuo, con el fin de producir un efecto grotesco. 
A la hora de trabajar los encuentros con una imagen se debe tener en cuenta que existe una metodología para ello y que la misma incluye los siguientes pasos: 
Descripción simple de lo que se observa. 
Análisis del contenido. (Tema de que se trata). 
Análisis del lenguaje visual. 
Relación de lo representado con su ámbito histórico. 
Importancia, significado. 
El empleo de la caricatura ofrece ventajas que permiten despertar el interés por el contenido y estimula la búsqueda, todo depende de la forma en que el docente sepa motivar el interés por las asignaturas y por el tema que está tratando a partir de la ilustración seleccionada. 
Cuando de caricatura se trata su presentación puede hacerse de varias formas, puede emplearse directamente a partir de la propia fuente lo cual tiene ventajas y desventajas, las ventajas radican en que los alumnos pueden apreciar mejor el colorido y la técnica de su autor, lo que tiene una influencia más directa y efectiva; además permite la optimización de tiempo y recursos. 
La caricatura constituye un medio de enseñanza que conscientemente concebido y rigurosamente empleado juega un importante papel en la elevación de la calidad de la enseñanza de las Ciencias Sociales y en especial de la enseñanza de la disciplina Fundamentos Históricos y Filosóficos pues en la medida en que los estudiantes se habitúan a trabajar en la interpretación de la propaganda gráfica sentirán la necesidad de estar informados del acontecer nacional e internacional. 
Nuestros educandos tienen la oportunidad, a través de la caricatura, de elevar la cultura general integral pues además de dejar de ver esta como mero entretenimiento estimula las motivaciones hacia las artes pláticas ya que los estudiantes pueden crearlas de forma independiente reafirmando su posición político-ideológica y desarrollar sus capacidades intelectuales y manuales. 
La caricatura como medio de enseñanza para desarrollar la habilidad de la interpretación puede ser empleada en todo tipo de enseñanza, en los debates políticos en la escuela y en la comunidad, particularmente en las organizaciones de masas. El humor es un estado de ánimo, una disposición que desarrolla la capacidad del ser humano de reírse no solo de los sucesos del medio circundante sino también de reírse de sí mismo. 
El humor es recomendado como un mecanismo para disminuir las tensiones y se puede incluir en el aula de clase. 
El humor como estrategia pedagógica es una propuesta para romper los paradigmas tradicionales de la educación, y crear un ambiente agradable de aprendizaje y comprensión de los temas propios de la educación formal. 
Las anécdotas jocosas se utilizan contando experiencias y vivencias graciosas relacionadas con el tema “tipología de textos: descriptiva argumentativa”, en cualquier momento del desarrollo del mismo. 
Las caricaturas alegres se presentan con motivos alusivos a Mafalda, en situaciones que refuercen los conceptos del tema “tipología de textos: descriptiva argumentativa”. Las carteleras con diseño humorístico, se realizan en cartulina y papel con cuadros, textos dibujos y fotografías que ayudan a visualizar a los estudiantes en el desarrollo del tema “tipología de textos: descriptiva argumentativa”, con la participación de ellos mismos. 
El cuento humorístico se desarrolla con narraciones de la literatura o historias actuales y/o de la vida cotidiana, y se le da un giro para encontrar otros finales jocosos o parecidos a la vida actual o imaginaria, en forma divertida. 
El chiste se utiliza relacionado con el tema con frase improvisada, relatada o dibujada, que provoque risa. 
Con el conversatorio humorístico se realiza en intercambio de conceptos entre los estudiantes y entre ellos y el educador de manera relajada y jocosa. 
La historieta cómica se utiliza con el tema de Mafalda, con secuencia de imágenes acompañadas de un texto, que desarrollan un relato. 
Los talleres jocosos se realizan de tipo seminario donde todos leen el tema y se discute y analiza con la utilización de expresiones jocosas, que permitan abordar los temas de forma relajada y amena. 
Se utilizan técnicas grupales recreativas que permitan intercambiar sensaciones y percepciones de tal forma que se rompa el hielo y se trabaje con agrado. 
Vivimos en una época en la que los niños pasan gran parte de su tiempo delante de la televisión. Los dibujos animados son un recurso de transmisión de valores culturales, educativos y sociales, al que no siempre prestamos la atención que debemos. Nuestros pequeños están inmersos en un proceso de desarrollo, en esta edad absorben todo, todo supone una influencia y no siempre disponen de la madurez y sentido crítico para comprender lo que ven. 
Es importante tomar conciencia del poder educativo de los dibujos animados y no desestimarlo. Los dibujos animados, se constituyen como medio transmisor por excelencia. Suponen una herramienta de gran atractivo, que agrupan imagen, sonido, movimiento… El poder de la imagen tiene una gran repercusión en los procesos cognitivos. Las imágenes llegan a la mente rápidamente, sin apenas necesidad de procesamiento e inundan el inconsciente. 
Los dibujos animados pueden llegar a tener un poder educativo más poderoso e intenso que otros recursos. Los niños se entretienen viendo dibujos y están asimilando valores culturales, sociales y educativos. 
La oferta de dibujos animados que podemos encontrar hoy en día, es grande. Son muchos los canales que se dedican única y exclusivamente al público infantil. Sin embargo, no todos los contenidos son apropiados, que sean animados no quiere decir que sean para niños. 
La caricatura ha sido desde el comienzo de la historia un tipo de representación exagerada de unos personajes o de unos hechos con el fin de poder trasmitir un mensaje, una idea, la mayoría de veces sarcástica sobre una cuestión determinada. 
Es por este motivo que desde siempre, el hombre recurrió a realizar una serie de trazos bien expresivos, bien simbólicos, pero tremendamente simples con los que trasmitir ideas por medio de las imágenes y así llegar a un mayor número posible de espectadores a los que convencer de tales ideas. 
La caricatura es un tema más interesante de lo que a primera vista pueda parecer. Ya Azorín escribía en 1913 a propósito del humorismo: “El capítulo de eutrapelia, del divertimento espiritual es sumamente importante en la historia del desenvolvimiento humano; haciendo la historia de la ironía y del humor, tendríamos hecha la sensibilidad humana y consiguientemente la del progreso, la de la civilización. La marcha de un pueblo está en la marcha de sus humoristas”. Baudelaire por su parte opinaba: “Sin duda alguna, una historia general de la caricatura en sus relaciones con todos los hechos políticos y religiosos, graves o frívolos, relativos al espíritu nacional o a la moda, y que han agitado a la humanidad, resultaría una obra gloriosa e importante”. 
Hay que tener en cuenta que cuando escribimos, lo que hacemos es dibujar. La letra es un dibujo, unos símbolos que se traducen en lenguaje. Y el dibujante también utiliza símbolos para formar un lenguaje, aunque tenga otro aspecto. Es como una especie de esperanto, el dibujo sería el esperanto, la esperanza en un mundo comprensible para todos. Son los símbolos de un lenguaje universal, que todo el mundo reconoce. Lo más importante es que no existan las barreras del idioma, que no existan las razas, ni la división del mundo. El dibujo es una especial vía de expresión común a todos los hombres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario