viernes, abril 07, 2017

Nuevas recomendaciones de la American Academy of Pediatrics para el consentimiento informado por representación en las consultas no urgentes.

Un nuevo informe de la American Academy of Pediatrics (AAP) actualiza su directriz de 2010 para los consultorios médicos en torno a cómo establecer reglas de consentimiento para la atención no urgente, cuando la persona que acompaña al niño a una consulta no es el padre o un tutor legal. 
El informe, por el Dr. Jonathan M. Fanaroff, JD, del University Hospitals of Cleveland, en Ohio, Estados Unidos, y sus colaboradores en el Comité para Responsabilidad Médica y Control de Riesgo de la AAP, fue publicado el 23 de enero en la versión electrónica de Pediátricas. 
El Dr. Fanaroff dijo a Medscape Noticias Médicas que uno de los principales puntos para actualizar la guía fue incluir datos del censo que refleja la realidad de las familias que hoy en día buscan atención pediátrica. El estudio señala que alrededor de un tercio de los niños estadounidenses no tienen dos progenitores en su hogar que puedan dar consentimiento para el tratamiento. Además, un número creciente de niños (5,4 millones, equivalente al 7%) viven con un abuelo.En consecuencia, en la primera consulta los médicos deben preguntar sobre las condiciones de vida y a partir de allí preguntar sobre cambios a la vida en el hogar sea de manera directa o a través de un cuestionario, señalan los autores. 
Los autores también puntualizan que los médicos deben ser cautos cuando un representante acompañe a un paciente a una consulta inicial, ya que la información del representante puede no ser del todo correcta. 
“Simplemente ha habido mucha más concientización en torno a los aspectos legales y éticos cuando alguien que no es el padre trae al niño para que reciba atención médica”, dijo el Dr. Fanaroff. 
Además, la directriz resaltó aspectos relativos al dominio del inglés y a la educación en la salud en general. 
“Los médicos pueden incurrir en riesgo de responsabilidad si las personas que representan al niño tienen problemas para comprenderlos debido a una barrera de lenguaje”, advierten los autores. 
Recomiendan a los médicos no basarse en formas escritas que contienen lenguaje traducido en virtud de que la traducción de libro de texto puede no corresponder con la capacidad de comprensión del lector. 
“La recomendación en esas situaciones es que se cuente con un traductor médico profesional, por lo general no en persona sino a través de internet o por teléfono”, dice el Dr. Fanaroff. “Debemos hacer todo lo que esté de nuestra parte para que se pueda proporcionar un consentimiento verdaderamente informado”. 
El estudio señala que un traductor que explique la enfermedad, las opciones de tratamiento, los riesgos y los beneficios en el lenguaje del representante debe estar informado sobre los aspectos médicos, y el consultorio debiera mantener en sus archivos el nombre, el domicilio y la formación del traductor. 
El Dr. Fanaroff dice que debido al énfasis en los equipos de atención a la salud, los consultorios debieran discutir los riesgos de responsabilidad legal y llegar a un consenso con respecto a proporcionar atención a un paciente sin la presencia de un tutor legal o de uno de los padres. Es útil que todos los médicos del consultorio sigan las mismas directrices para que la atención sea más fluida. 
Resaltó que estas directrices son para el tratamiento no urgente y que si los médicos sospechan que la atención puede volverse urgente, “recomendamos tratar al paciente con base en lo que más convenga al niño”. 
La atención no urgente en este estudio comprende medicina preventiva, que incluye inmunizaciones y detecciones sistemáticas así como consultas externas por lesiones y enfermedades leves. 
La AAP tiene normativas en relación con el consentimiento informado y esta guía no las remplaza. “Es un complemento a ellas”, dijo el Dr. Fanaroff. 
Los autores reconocen que hasta ahora no es común que los médicos sean responsabilizados de tratar a un paciente sin consentimiento de un representante legalmente autorizado. 
Sin embargo, “los conceptos del consentimiento informado y el consentimiento por un representante han evolucionado desde el punto de vista ético y legal”. 

Dr. Enrique Sigala Gómez 
Pediatra-Cirujano Pediatra

No hay comentarios.:

Publicar un comentario