martes, junio 06, 2017

Las guacamayas de Lagos

Por: Eduardo Castellanos

Cebolla, jitomate, cilantro y chile ¡mucho chile!, estos ingredientes componen la salsa que baña unos trozos de chicharrón de puerco o puerca en medio de un pedazo de bolillo al que la gente de Lagos de Moreno y sus visitantes llaman guacamaya. 
Hace poco más de dos años visite Lagos de Moreno, entre las encomiendas para esa visita era probar las guacamayas. Siempre he creído que para conocer mejor los lugares visitados hay que nutrirse de su gastronomía. He vuelto a la ciudad en otras dos ocasiones, y en las dos he vuelto a comer esa deliciosa torta remojada con esa salsa ¡tan especial! aplicándole sus respectivas gotas de limón. 
En una zona conocida como la callejuela, a un costado de la Parroquia de Nuestra de la Asunción, hay unos puestos de comida callejera, es ahí donde desde hace más de 25 años la familia Ramírez Sotelo, prepara alimentos en un puesto nombrado “Duros y tostadas el gordo”. Uno de los integrantes de la familia refiere haber perfeccionado la receta que es atribuida a la ciudad de León, Guanajuato. 
El puesto de “El gordo” Es una estructura metálica con cristales donde se amontonan tostadas, chicharrones de cerdo, papas fritas y totopos, también hay ollas de aluminio que contienen cueritos, orejas o trompas, que son servidas en las botanas de maíz, pero en el lugar la reina es la guacamaya, casi todos sucumben a su sabor peculiar y al encanto de su picor. 
Por sólo $15 pesos el comensal puede “matar la lombriz”. Si su torta lleva aguacate el costo se incrementa un poco. Puede acompañarse de la bebida de su preferencia, hasta de refresco light. 
En el puesto de la familia Ramírez la actividad inicia desde las 7:30 de la mañana, cuando comienzan a preparar la salsa, la cual está lista a las 9:30. De lunes a sábado pueden llegar a picar hasta 90 kilos de jitomate, los domingos pueden ser hasta 200 kilogramos que son alrededor de seis u ocho botes de 20 litros de salsa por día. Venden alrededor de 150 o 200 guacamayas diariamente, pero la salsa también acompaña a las demás botanas y hasta se vende para llevar. 
Los turistas que llegan al centro de Lagos prefieren la guacamaya, a los laguenses les gusta más consumir los totopos con salsa, refiere Juan Manuel Ramírez, miembro de la familia de comerciantes. 
Casi todos los miembros de la familia atienden el puesto, es el único local con el que cuentan, por el momento no está en sus planes la expansión del negocio. 

“Tenemos mucho trabajo aquí con un solo puesto, no podríamos atender otro y no nos gustaría meter gente que no sepa. Somos pura familia y así es como estamos trabajando siempre. Nos gusta atender a los clientes personalmente, es lo que nos hace diferentes a los demás, la constancia y la calidad”, expresa Juan Manuel. 
Nora Gómez vivió durante algunos años en Lagos de Moreno, mientras era estudiante en el Centro Universitario de los Lagos. Las guacamayas eran parte de su dieta y de la de algunos de sus compañeros de escuela. 
“Cuando éramos estudiantes y salíamos temprano de clases, casi siempre bajábamos al centro por una guacamaya, también cuando teníamos ganas de algo picosito buscábamos las guacamayas. En Lagos es muy común que vendan papas y otras frituras con esa salsa como la que le ponen a las guacamayas. Podríamos decir que esa salsa es la botana oficial”, refiere la ex estudiante.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario