viernes, octubre 06, 2017

Imperativos médicos en su relación con los pacientes

De acuerdo con la deontología médica el deber del galeno se basa en mejorar tanto la salud como la calidad vida de los pacientes, pero desgraciadamente, en muchos casos los médicos están cegados por el reconocimiento o prestigio y no la satisfacción del paciente. 
En la película ‘Despertares’ por ejemplo, se observa que el médico Malcom Sayers llega solicitando un puesto de investigación pero lo asignan a un puesto clínico; desorientado no sabe cómo actuar frente a los pacientes, pero nunca perdió la calma. 
Conforme se va desarrollando en esa área se da cuenta que la vida de esos pacientes no es plena y busca mejorarla de alguna u otra forma. Sabe que corre riesgos y los asume, busca acabar con el sufrimiento de las personas, sin beneficio alguno más que la satisfacción de ayudar, el mejor pago. Esto hace mucha falta al personal dedicado a la salud en México y otras partes del mundo; buscar el bien común y no sólo el beneficio propio, sobreponiéndose a cualquiera de los obstáculos que se presenten. La relación médico-paciente es muy importante, este vínculo crea grandes lazos y propician una mejor estabilidad emocional. El apoyo de la familia y amigos alimentan el espíritu humano, algo tan sencillo que por desgracia se ha ido perdiendo. (Betsabé Aguirre) 
Es un hecho que en la vida muchas veces se presentan dificultades, pero no hay que desistir del objetivo, se puede conseguir lo propuesto a pesar de lo difícil que parezca. Malcom no se dio por vencido, continuó con sus experimentos hasta comprobarlos y financiarlos económicamente. Eso muestra que los médicos no deben esperar recibir sólo el beneficio personal sino enfocarlo a los pacientes y hacia un futuro mejor para el mundo entero, ese y no otro, es el avance al que se refiere la medicina. 
Sayer necesitaba probar un medicamento esperando tener resultados positivos en el paciente, pero necesita el consentimiento firmado y se lo pide a la madre, explicándole que aunque como tal ese medicamento no curaría la enfermedad de su hijo, pero podría mejorar su salud y por eso la madre acepta. Aquí se observa la ética del médico pues tiene la obligación de pedir ese consentimiento. 
En la película se plantea el cuestionamiento entre lo correcto y lo incorrecto; por un lado el medicamento puede ser la única salvación de los pacientes pero, por otro lado puede traer efectos secundarios. (Itzel Gómez) 
Muchas veces los médicos se enfocan en los problemas biológicos que el paciente tiene, pero, ¿qué hay del alma? Es en el alma donde albergamos la esperanza, donde se encuentra aquel atisbo de “si se puede” y nos mantiene en pie, luchando para conseguir algo. 
Al ver la película ‘Despertares’ me di cuenta que hay algo más allá de nuestro conocimiento o proyectos y esto es el espíritu, ese espíritu que según dicen los filósofos todos tenemos, en el que se centra toda nuestra existencia, por eso hay que cuidar de él. 
Como médicos, nunca debemos dejar que esa pizca de esperanza se pierda, porque un paciente puede estar en fase terminal pero su espíritu lo puede levantar. Al igual que la familia necesita en situación de angustia algo que les dé apoyo y les ayude a creer. (Claudia García) 
La película muestra una situación por la que todos los médicos pasan a lo largo de su carrera, hacer todo lo posible por ayudar a la mejoría de sus pacientes. 
Resulta impresionante ver como Sayers, a pesar de que nadie tenía esperanza en su proyecto, decide hacer algo nuevo para ayudar a que los pacientes lograran tener una recuperación, incluso sabiendo que le podría costar su carrera. 
Es conmovedor que un médico dé lo mejor de sí con tal de cumplir su propósito: ayudar a los demás, incluso al paciente que no le queda mucho tiempo de vida, trata que el enfermo disfrute cada segundo de su existencia. De igual forma esa relación de médico-paciente propicia lazos de amistad. 
Tristemente, al final de la película se muestra la cruda verdad, no siempre existen finales felices, a pesar de que se intente todo, no siempre va a resultar como se espera, pero es importante no rendirse y seguir intentando. (Alejandra Ocegueda) 
Valiente la actitud del médico, quien a pesar de que nadie creía en él y de los pocos recursos disponibles para experimentar con Ronan, mostró una gran mejoría que después buscó para los otros pacientes, logrando sus despertares. 
Otro detalle importante fue cuando no había dinero para pagar el tratamiento de todos los pacientes, todos sus colegas donaron sus cheques para aportar algo a la mejoría de ellos, gesto de gran humildad, compañerismo y sobre todo humanidad. 
En conclusión, la perseverancia y entrega del médico Malcolm Sayer por ayudar a sus pacientes, es clara muestra de cómo se debe tomar la medicina y su actitud, mezclada con la buena cooperación de algunos de sus colegas, reflejan mayor eficacia en los resultados. Aunque suene utópico sobre todo en estos tiempos, lo anterior es claro ejemplo a seguir por los médicos en hospitales públicos o privados de México y cualquier país del mundo que deben velar por la salud y calidad de vida de sus pacientes. (Kathia Pacheco)

Por: Bestabé Aguirre, Itzel Gómez,
Claudia García,
Alejandra Ocegueda y Kathia Pacheco
2º semestre de Médico Cirujano y Partero
Materia: Bioética y Universidad
Profesor-asesor, Mtro. Pablo Huerta Gaytán
Centro Universitario de Los Altos, UdeG
Correo: phuerta@cualtos.udg.mx

No hay comentarios.:

Publicar un comentario