domingo, abril 08, 2018

‘El Chivo’, ¡¡¡Todo o nada!!!

Por David Marcus Báez de la Mora

Cuenta la leyenda que durante la primera mitad del siglo XIX se realizaron una gran cantidad de asaltos en los alrededores de Tepatitlán; quienes transitaban los caminos rumbo a cualquier otro municipio, eran constantemente robados; el único camino que permanecía abierto fue el que lleva a Guadalajara, pero incluso esta ruta, se cerró durante un par de meses por cuestiones de seguridad.
Aunque había varios asaltantes, ninguno era tan conocido como el mismísimo ‘Chivo’; este hombre así apodado fue uno de los más famosos, muchos versiones se dieron sobre su aspecto y descripción física, pero todas diferentes, aunque hubo algo en lo que todos estaban de acuerdo, él siempre vestía de negro, usaba un paliacate color rojo para cubrir su rostro, por eso nadie sabía cómo era su rostro realmente. 
Los testigos o víctimas del ladrón, sólo llegaban a ver sus ojos, los cuales se comparaban a dos pedazos de carbón encendidos. La gente llegó a pensar que en realidad no era un hombre sino el mismísimo demonio, con un grupo de chamucos bajo su mando. No importaba lo que las autoridades hicieran, este hombre siempre se escapaba y el expediente de sus acusaciones seguía creciendo con cada nuevo atraco que cometía. 
‘El Chivo’ se llegó a enfrentar muchas veces a las fuerzas del orden, pero por lo regular él prefería desaparecer, antes de que ellos llegaran, se escapó varias veces de la ley, hasta que un día un famoso juez y experto rastreador, se dio a la tarea de encontrar a este infamo sujeto. El juez de nombre Martín y Medio con otros dos hombres empezaron la búsqueda, se creía que ‘el Chivo’ se escondía en algún lugar de la barranca ‘El Cocolizte’, en la jurisdicción de Pegueros. 
El juez y los otros dos hombres fueron a buscar aquel posible escondite, no duraron mucho tiempo en la zona para encontrar pistas que los llevaba hacia ese lugar que, resultó ser una cueva ubicada en la ladera de la barranca. Cuando los hombres iban dispuestos a regresar con calma a sus caballos, una lluvia de balas comenzó a caerles encima. 
Con sus acompañantes el juez logró enfrentar al ‘Chivo’ y a sus secuaces en fuerte batalla durante largo tiempo, misma que culminó cuando el juez utilizó un pequeño barril con pólvora que explotó en la entrada de la cueva, matando a todos los que estaban adentro. El juez volvió a la cabecera municipal de Tepatitlán con su misión cumplida y feliz por haber hecho bien su trabajo. Todo volvió a la tranquilidad; durante mucho tiempo las rutas siguieron seguras, ‘el Chivo’ sólo se volvió historia y leyenda que durante mucho tiempo los abuelos contaban a sus nietos. 
Un día, un buscador de tesoros escuchó la historia del ‘Chivo’, pensó que el dinero que había robado debía estar en aquel lugar, así que decidió ir a la cueva. Cuando regresó de su ‘aventura’ se le notaba nervioso y asustado; después de lograr que se calmara, contó lo siguiente: “Al entrar, encontré un montón de esqueletos, pero no le tomé mucha importancia, al adentrarme un poco más a la cueva encontré un par de baúles maltratados por el tiempo, cuando los abrí allí estaban llenos de monedas de oro, joyas y hasta perlas; al intentar a llevarme un par de esos baúles fue cuando escuché de repente una voz de ultratumba, casi demoniaca me dijo” ¡¡¡¡TODO O NADA!!!!!”, al escuchar yo esto solté los baúles y salí corriendo”. Desde ese día aquel hombre no volvió a ser el mismo. 
Cuenta la leyenda que el tesoro sigue en aquella cueva esperando que alguien se atreva a jugarse el todo o nada, para quedarse con todas esas riquezas. Pero hasta ahora, todo aquel que se ha atrevido a ir, ha vuelto en un estado de locura total, o aún peor, simplemente nunca volvió. En casos como este, es como muchas personas creen que, cuando la voz dice ‘todo o nada’, se refiere a que es tu vida la que apuestas a cambio de aquel tesoro…¿Será?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario