miércoles, diciembre 05, 2018

¿Somos puritanos, estamos llenos de tabúes o estamos pen…sativos?

Por Blanca De la Torre
BlancaJaneth2018@hotmail.com

¿Cuántas veces no nos hemos encontrado en medio de una situación en la que estamos soportando de todo por un amor ajeno a nosotros? Parejas, amigos, hijos, trabajo, etc. Usualmente hacemos sacrificios en nombre del amor, claro indudablemente muchos de ellos son comprensibles, pero existe también esto… ¿Cómo le dicen?, ¡Ah! Sí, amor propio. El amor que más descuidamos, tanto es el descuido que cuando queremos recuperarlo y hacer las paces con él explotamos y tajamos con toda situación que sea la que provoca este inminente estallamiento emocional. Después de esto estamos expuestos ante los ojos de aquellos que no conocen la situación y sólo nos juzgan, a todos ellos mi gran deseo de que encaminen sus pasos hacia su progenitora en un grado superlativo, con todo el cariño que se merecen claro. 
Podemos citar esto en muchas situaciones diarias, pero hoy se trata del divorcio o la separación, como bien quiera usted interpretarlo. 
Este tema está lleno de tabúes, hay una infinidad de factores que provocan una finalidad como esta, sin embargo la mente del ser humano está programada para preocuparse idiotamente por el qué dirán, sí leyó bien, hacemos harta estupidez por evitar a la sociedad o la moral, ¿En qué momento hemos dejado que eso domine nuestras vidas? Esta situación en ocasiones se vuelve más difícil cuando hay hijos de por medio, los hijos (No digo que sean los culpables) son el factor principal por el cual aguantamos lo que aguantamos, pero una separación o divorcio es para la pareja, los padres no tienen por qué divorciarse de sus hijos, el que no haya funcionado su relación como pareja no excluye una buena relación con estabilidad hacia sus hijos; El punto clave del éxito en estos asuntos es saber diferenciar entre los problemas con la pareja y las responsabilidades con los hijos. 
El típico pensamiento a esto de los hijos de por medio es querer evitar que sufran, no piense eso por favor, si usted educa a sus hijos para que tengan una visión y entendimiento amplio y maduro sobre asuntos como este su hijo no tiene porqué martirizarse, la comunicación en estas situaciones es importante, sea maduro y edúquelo lo mejor posible, si bien el que no entienda y sufra puede servir para dos cosas, una es que viva su duelo y aprenda de él y otra es que aprenda desde la edad que tenga que no es bueno estar en una situación insana, y que por ende querer mantener una familia disfuncional no trae nada bueno para uno ni para los que lo rodean, el niño va a madurar. Recuerde que tarde o temprano le va a tocar a él enfrentarse a la vida así como usted lo hizo. 
El divorcio no quiere decir que usted haya fracasado en la vida, se vuelve realmente un fracaso cuando se insiste en mantener un matrimonio infeliz, en enseñarle a sus hijos un significado del amor equivocado, uno de falta de calidad y baja categoría, un amor que está bien aunque no evolucione, el amor es algo muy distinto no se confunda. 
La cobardía y el fracaso es no atender su propia estabilidad emocional, es tener el absurdo pensamiento de que hay que soportarlo todo para evitar la separación, perder todo por tratar de salvar algo que no funciona es verdaderamente triste. Los hijos serán psicológicamente más sanos, no se preocupe, mejor piense en si prefiere llevar una relación estable con sus hijos o si prefiere un hogar disfuncional sin atención suficiente hacia ellos, a veces el separarse es lo mejor que puede hacer, no le digo que no luche, claro que es bueno hacerlo y se necesitan de dos ingredientes… muy puestos para luchar, pero a veces esos dos mismos ingredientes se necesitan para soltar y crecer. 
El problema no es el divorcio, no sea ignorante por favor, el problema es un divorcio en el cual los adultos no se responsabilizan de los hijos, y sólo se interesan en tener pareja dejando de lado a los hijos. 
Si usted, ha estado, está o estará en esta situación no sea irresponsable. Se puede tener una pareja nueva con sus hijos incluidos en su vida, la nueva pareja casi siempre entabla una buena relación con ellos sin necesidad de querer tomar el puesto de la madre o el padre, claro, no creo que usted elija una pareja que no los acepte, sería demasiado estúpido y mediocre, y quiero creer que usted tiene inteligencia a la hora de elegir una pareja, así como la tiene para aceptar la separación. Para finalizar le quiero pedir un favor: Sea usted un adulto responsable no juzgue, y apoye al prójimo sin hablar de los demás , deje de meterse en sus vidas y ocúpese de vivir la suya.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario