domingo, febrero 10, 2019

Si tu bebé llora más de lo normal ten en cuenta esta precaución

Dr. Enrique Sigala Gómez
Pediatra-Cirujano Pediatra

Si bien sabemos que es normal y sano que un bebé llore, esto no significa que debamos dejarlos de lado cuando esto pase. Y es que cada vez que lo hacen es porque nos quieren decir algo. En algunos casos, podría significar hasta una emergencia. 
¿Por qué lloran los bebés? 
Puede ser por diversos motivos que van desde hambre y sueño, hasta porque siente que su agua está muy caliente o porque se siente enfermo. Sea cual sea el caso, el cual en el mismo momento no se va a saber, siempre es necesario atenderlo hasta ir desligado lo sucedido. 
El bebé que llora siempre debe ser atendido ya que dejarlo llorar no ayuda a que desarrollen sus pulmones correctamente debido al esfuerzo extra que está haciendo. A su vez, dejarlo llorar no refuerza su carácter y nunca debe ser usado como estrategia para que aprenda a dormir. Esto es totalmente falso. 
¿Qué significa el llanto? 
El llanto del bebé debe ser considerado como una señal de que necesita ayuda. Y es que a falta de lenguaje verbal, es este tipo de comunicación las que adoptan para decirnos algo. Por ello, no hacerles caso no es algo que ellos reciben como “lección”, sino que lo van asimilando como algo relacionado al castigo. 
Falsa creencia. 
Muchos padres creen que cuando un niño llora, lo hace por llamar la atención, por engreído o por maleducado. Por ello los dejan llorando “hasta que se cansen o se duerman”. Grave error. Y esto ha quedado demostrado luego de haberse practicado varias pruebas que así lo demuestran, como la presentada a continuación. 
Según un estudio llevado a cabo por expertos de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, el cual además será incluido en la publicación científica Applied Developmental Science, un bebé que suele ser cargado mientras llora podría ser un adulto más sano, menos depresivo, más amable, empático e, incluso, más productivo. 
“Lo que hacen los padres en los primeros meses y años está afectando para el resto de su vida la forma en que el cerebro del bebé va a crecer. Los besos, abrazos, caricias y arrullos es lo que esperan los pequeños. Crecen mejor de esta manera”, señalan los resultados de la prueba. 
Este estudio fue realizado a más de 600 adultos y encontró que aquellos que fueron abrazados cuando eran niños ahora son personas mucho más adaptables, con menor ansiedad y mejor salud mental que aquellos que estuvieron en un ambiente carente de afecto. 

Conclusiones: 
No hay duda que las primeras experiencias en la vida de uno tienen influencia en la edad adulta. Como si fueran unas esponjas, los bebé absorben situaciones de angustia, llantos que no son atendidos y conflictos externos, logrando con ello que se críe en un ambiente de miedo e inseguridad que también se ve reflejado en el alejamiento del vínculo primal mamá-bebé tan importante es en el desarrollo neurológico del bebé. 
Como suele suceder con cualquier cría de mamífero que está lejos de su madre, el bebé se siente en peligro y esto hace que su cerebro aumente la secreción de cortisol, la cual es la hormona del estrés. Pero cuando éste se calla, no es porque ya se cansó o porque ya aprendió la lección. Es porque está realmente agotado y su cuerpo ya se rindió.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario