domingo, julio 14, 2019

Alan Estrada, del mundo a la pantalla grande

© Proporcionado por Editorial Televisa S.A. de C.V. 
Luego de poner en pausa de 11 años su carrera regresó a las lides en una de las historias más enternecedoras que podrán disfrutarse en cines de México este verano. Se trata de ¿Conoces a Tomás?, cinta que narra un día en la vida de un chico con autismo que entabla una extraña amistad con su cuñado Leo, un músico que busca la fama, pero al que no todo le sale bien. El conductor del videoblog de viajes Alan por el mundo da vida al mejor amigo de Leo, que no tiene ni idea del autismo. En entrevista nos reveló la importancia de hablar de este padecimiento y como conocer a los chicos que lo enfrentan. 

“SABÍA QUE EN ALGÚN MOMENTO IBA A REGRESAR AL CINE” 

¿Dejaste de viajar por el mundo y ahora le das vida a Christopher? 
Alan por el mundo ha formado parte de mí en los últimos 10 años, pero mi profesión es la actuación. Ya había hecho una serie de películas, pero la más reciente fue en 2008 y dejé todo en pausa para dedicarme a mi blog, aunque sabía que en algún momento iba a regresar al cine, ya que me apasiona. Quería hacer una historia que yo hubiera querido contar, y una de las ventajas de mi blog es que me da estabilidad en todos sentidos, hace que pueda elegir mis proyectos a gusto. Cuando llegué a esta película todo pasó tan rápido y natural, me gustó mucho el guion, me encantó el elenco… Filmarla fue muy divertido, fueron cinco semanas que yo no quería que terminaran. 
Te escuchamos cantar, ¿el tema era real o lo hicieron para ti? 
Se llama Volar, volar y es real. Yo tampoco la conocía y eso fue algo que me encantó, porque el repertorio musical lo eligieron los guionistas. Puedes ver que toda la música impregna el mensaje de la cinta: “lo diferente es bueno”. Tenemos reggaetón, banda… Y como todo está incluido sin juzgar, sin decir “esta música es para cierto tipo de personas”, fue muy divertido cantar banda. 
¿Qué pensaste sobre el personaje de Tomás cuando leíste el guion? 
Obviamente él da todo el peso a la película, pero yo lo veo como el símbolo de lo que es diferente y de lo que a veces nos cuesta trabajo entender, aunque cuando ves la película te das cuenta de que el mensaje es: “qué diferentes somos todos”, que la diferencia radica en todos; todos tenemos una condición, aunque no es como la de Tomás, que es un chavo con autismo, y que la comunicación es un poco más compleja, pero los personajes se entregan a él sin juzgarlo, y nos deja esa lección de abrazar la diferencia. 
Sabemos que el elenco asistió́ a una clínica de autismo para hacer una investigación, ¿los acompañaste? 
No; como mi personaje no tiene ni idea del autismo, preferí́ no saber nada, me enfoqué más en construir a Christopher en la cuestión musical con la banda y con Leo en la relación con Tomás. Hizo un trabajo tan excepcional, que cuando llegaba él era Tomás, y lo único que tenía que hacer era reaccionar. Como no había textos qué ensayar, porque Tomás no habla, solo tenías que poner atención a lo que él proponía. Eso nos facilitó́ mucho el trabajo. 
“LLEGUÉ VIRGEN A LA FILMACIÓN” 
¿Conocías a personas con autismo?
No directamente. En algún momento de mi vida conocí́ personas con algún familiar que lo padece. Debemos recordar que el espectro autista es tan amplio que cada uno es diferente, todos tienen su propia peculiaridad. Tomás es así́, pero podría ser de cualquier otra forma y lo pueden ver en la película: aparecen chicos que lo padecen y cada uno es diferente, así́ que en ese punto llegué virgen a la filmación, y eso me sirvió́ para reaccionar sin ningún parámetro preestablecido. 
Christopher te hace creer en tus sueños, ¿en la vida real cómo le haces para seguirlos? Desde niño no existió́ para mí otra opción que no fuera hacer lo que amas. Siempre la tuve muy clara, pensaba: “Me voy a morir y no voy a hacer nada de lo que me gusta”, así́ que enfoqué toda mi energía para seguir mis sueños, y éste es un reto de todos los días, porque tal vez un día te dan un trabajo escribiendo, y a los dos años dices: “No es lo que esperaba”. Además, la insatisfacción es el mal crónico de nuestra generación, así́ que se trata de seguir un sueño todos los días. 
Entonces, ¿siempre quisiste ser actor? 
Sí, desde niño. Siempre tuve claro que quería ser actor, que me encantaba la ficción y el hecho de contar historias, de llegar a la gente a través de una historia, porque siento que es una manera generosa de darnos no solamente lecciones de vida, sino de enfrentarnos, de ponernos un espejo, de identificarnos y hacer que la gente salga de una película y hable del tema, de lo que le dejó. 
¿Qué opinas de las personas que tienen un familiar autista? 
Siento una gran admiración, porque significa sacrificar muchas cosas y es un acto completamente opuesto al egoísmo, es darle todo a alguien más que está en un mundo que cuesta mucho trabajo entender, que se sale de los moldes y de lo que se espera para alguien de cierta edad. Tienen mi total admiración. ¿Qué sigue en tu carrera? Tengo un par de proyectos de cine y uno más para Alan por el mundo que espero poder anunciar en septiembre. Seguiré́ viajando, y si me ofrecen algo más en la actuación, yo feliz de la vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario