sábado, julio 13, 2019

REGRESÓ EL QUÍMICO GRANIER A SU TIERRA:

“Para servir a Tabasco hay que conocerlo, hay que amarlo con toda la fuerza del corazón”.- ANDRÉS GRANIER Por Ignacio Rodríguez Castro Andrés Granier Melo es hombre de palabra. Tal y como lo anunció, regresó a Tabasco. Durante los poco más de cinco años que estuvo privado de su libertad fue prudente y no cayó en la provocación para subirse al “ring mediático”. Su defensa fue totalmente jurídica con pruebas y argumentos sólidos que demostraron su total inocencia. Pero también hay hechos y cifras que algunos no recuerdan -o pretenden no recordarque explican la magnitud de los retos que enfrentó y el difícil cierre de su gobierno, así como su carisma, calidad humana, fortaleza física y carácter. 
“El Químico” superó emergencias, veló por la seguridad de los afectados y reconstruyó una y otra vez a Tabasco en medio de restricciones presupuestales. Estas mismas circunstancias fueron las que sus enemigos usaron para fabricar un caso judicial que nunca tuvo sustento. 
Le apostaron al escarnio público, a la distorsión de la información, a la fabricación de pruebas y, desde luego, al olvido. Sin embargo, el juicio de la memoria histórica de los hechos ocurridos de 2007 a 2012 confirman la absoluta inocencia de Andrés Granier Melo que en su anunciado regreso a Tabasco, le permitirán caminar de frente y ver cara a cara a todos los tabasqueños. 
En octubre de 2007 Tabasco vivió el peor desastre natural de su historia que dejó al 62 por ciento del estado bajo el agua, un millón y medio de personas damnificadas, 168 mil viviendas afectadas, más de 22 mil empresas con pérdidas, 32 mil personas sin empleo y 570 mil hectáreas siniestradas, así como puentes, escuelas, carreteras y caminos rurales destruidos, por recordar algunas cifras. Para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) las inundaciones de 2007 son el segundo desastre más costoso en la historia del país, después del sismo de 1985. 
Los daños y pérdidas se estimaron en 31 mil 800 millones de pesos. En los siguientes años nuevas inundaciones afectaron a la entidad lo que obligó a reconstruir Tabasco una y otra vez, recurriendo 11 veces al Fondo Nacional de Desastres Naturales, el FONDEN que sumaron unos siete mil millones de pesos. En total, 11 contingencias climáticas –dos por año- representaron pérdidas por más de 50 mil millones de pesos. 
“El Químico” también hizo frente al golpe de la reforma hacendaria que en 2008 dejó a Tabasco sin ocho mil 341 millones de pesos y la disminución de las aportaciones federales con un aumento de responsabilidades de los estados en educación, seguridad y salud, principalmente, sin que el gobierno de la república aportara los recursos para hacerle frente. ¿Cómo obtener dinero para hacer frente a tantas adversidades al mismo tiempo? Optimizando los recursos. 
Así se cancelaron el programa social Te Da Más y las compensaciones salariales. Se congelaron plazas y pagos de tiempo extra y los funcionarios de primer nivel vieron reducido su salario en un 20 por ciento. 
Por si fuera poco, se desaparecieron nueve organismos de la administración estatal, como la Central de Maquinaria Agrícola, el Rastro Estatal, el Instituto de Capacitación para el Desarrollo de Sistemas de Producción del Trópico Húmedo, la Dirección de Imagen y Publicidad, la Unidad de Atención Social y se eliminó la Coordinación de Asesores del Gobernador. 
Estas medidas, aunque difíciles, fueron fundamentales para superar las emergencias hidrológicas, reconstruir Tabasco y, por si fuera poco, dejar recursos suficientes a la siguiente administración. 
Las cifras con las que cerró el gobierno de Andrés Granier, quedaron plasmadas en los estados financieros emitidos por la Dirección de Contabilidad Gubernamental de la Secretaría de Administración y Finanzas al 31 de diciembre de 2012, mismos que fueron debidamente certificados por notario público. El 31 de diciembre de 2012 se recibieron recursos por 700 millones de pesos que quedaron disponibles en cuentas bancarias, las cuales durante 2013 –ojo estimado lector- debieron aplicarse para fortalecer los sectores de salud, educación y seguridad pública. 
A finales de 2012 se liquidaron los préstamos a corto plazo que había adquirido el gobierno, para que el entrante pudiera obtener nuevos empréstitos. 
También, al concluir ese año, las cadenas productivas fueron saldadas para que la nueva administración pudiera contar con ellas para una contratación inmediata. Este rápido recuento de hechos y cifras confirma que -contrario a lo que se le acusó- Granier Melo gobernó Tabasco con eficacia, honestidad y un gran liderazgo social. 
A pesar de enfrentar la peor catástrofe en la historia del estado y tener que reconstruir a Tabasco una y otra vez, dejó recursos suficientes para que su sucesor pudiera seguir impulsando el desarrollo de los tabasqueños. 
“El Químico” encabezó a todo un pueblo para superar las emergencias, hizo frente a las acusaciones en su contra dando la cara y, ahora, con esa misma hombría de la que muchos carecen, anunció que vuelve de nuevo a su tierra para encontrarse con los tabasqueños. 
Regresó con la frente en alto, con la seguridad de que el juicio de la memoria histórica le dio la razón y de que el juicio de la historia ha puesto a cada quien en su lugar, que en su caso es aquí, en Tabasco, su casa, con la que mantiene firme su compromiso de “TRABAJAR PARA TRANSFORMAR

No hay comentarios.:

Publicar un comentario