sábado, febrero 01, 2020

Real de Catorce… San Luis Potosí

Real de Catorce fue una población minera y actualmente turística ubicada en el corazón de la sierra de Catorce, en el estado de San Luis Potosí, en el norte de México. El nombre fue tomado de la palabra Real, por sus minas de plata,4 y de catorce ladrones que se escondieron en este lugar. 
e encuentra a una altitud de 2770 msnm y la principal vía de acceso es a través de un túnel de 2300 metros de longitud, inaugurado el 2 de abril de 1901, denominado Ogarrio en honor al pueblo de España así denominado (Ruesga) de donde Santos Sainz de la Maza y Ezguerra Zorrilla, Padre de Gregorio Sainz de la Maza y Gómez de la Puente era originario.5 Uno de los grandes centros mineros de San Luis Potosí fue Real de Minas de Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Guadalupe de los Álamos de Catorce, o mejor conocido como Real de Catorce. 
Es difícil precisar cuándo se descubrió la primera veta, pero ya en 1772 era un real o una población minera; es hasta el 11 de agosto de 1777 cuando surge como en documentos el término de “Los catorce”. 
En realidad fue hacia 1778 cuando se encontraron las vetas más ricas y cuando debe considerarse fundado el Real, ya que en ese año acudieron una gran cantidad de mineros en busca de las riquezas que la tierra ofrecía, desatándose una verdadera fiebre de la plata en medio de condiciones totalmente desfavorables.
«...Se fundó en el año de 1779 debido al descubrimiento de ricas minas de plata, lo cual motivó a que una multitud de mineros y aventureros llegaran al lugar en busca de suerte, desatándose una verdadera fiebre de la plata en medio de condiciones totalmente desfavorables. El lugar era inaccesible, no existían caminos, no había agua y los abastecimientos eran difíciles. En sus principios no contaba con ninguna autoridad que se ocupara realmente de hacer respetar la ley; la anarquía era total y, como siempre, el fuerte se aprovechaba del débil. A esta situación le vino a poner fin Silvestre López Portillo, de ascendencia española y nacido en Guatemala; a él se le debe la fundación del pueblo que en sus primeros tiempos fue denominado: Real de Minas de Nuestra Señora de la Limpia y Purísima Concepción de Guadalupe de los Álamos de Catorce. 
Su desempeño fue encomiable y se distinguió por su gran experiencia como minero y por su inflexible determinación Como escribe Valerio Monti en Real de Catorce, nido de águilas. Y ese pensamiento no estaba lejos de la realidad, pues Real de Catorce fue una de las minas más ricas de la Nueva España; en 1803 ocupaba el segundo lugar mundial por la cantidad de plata que producía. Pueblo fantasma: La vida del pueblo transcurrió en medio de la actividad de los mineros que extraían la plata, pero al continuar escavando toparon con un manto acuífero que al perforarlo inundo la mina. Aunque se intentó continuar explotando el metal usando extractores y bombas de agua ya no fue posible y la mina fue cerrada, convirtiéndola así en un museo. 
Éste nos muestra que la salud también era importante para los mineros, quienes fueron atendidos por el Dr. Manuel Rosales, medico retirado pero que en 2017 aún contaba la historia vivida en este lugar. Existían minas alternas donde se continuó extrayendo la plata pero al ser carentes de ella se optó por cerrarlas también, quedando así solo sus vestigios. Al ser este un pueblo minero fue abandonado convirtiéndose en un pueblo fantasma. 
Posteriormente fue retomado como lugar turístico y reconstruido, manteniendo así una actividad turística en los recorridos que se ofrecen para visitar los diferentes atractivos como visitas a los matorrales del semidesierto, lugares sagrados para los Huicholes como (La Quemada), recorridos a las minas, y vistas guiadas al museo de la primera casa de moneda fundada en México o las estaciones del tren que fueron construidas por el presidente Porfirio Díaz para su transportación y exportación de plata a España. Actualmente la iglesia de San Francisco de Asís muestra parte de la antigüedad del pueblo y de la devoción de sus pobladores, los cuales, reciben a miles de turistas ya sea para hacer culto al santo o para conocer sus hermosas calles y paisajes que forman una estampa única de un poblado enclaustrado en esta zona semidesértica de San Luis Potosí. 
En el año 2001, Real de Catorce fue incluido en el programa Pueblos Mágicos de la Secretaría de Turismo. Templo de la Purísima Concepción, donde se venera la imagen de “Panchito”. Después de la Revolución los emigrados catorceños empezaron, año tras año, a regresar a su viejo hogar y rendir homenaje al milagroso San Francisco de Asís, también conocido como “Panchito” o “El Charrito”, alimentando una tradición que se fue agrandando año tras año por cuenta exclusiva de la fe popular, hasta llegar a las colosales proporciones de su forma actual (Wikipedia)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario