sábado, abril 04, 2020

¿Eres lo que pareces?

Por Alfonso Gutiérrez

¿Como te sientes el día de hoy ? “Estoy perfectamete – dijo Martha- Ella era una de las personas que siempre manifestaba un rostro muy alegre y feliz, todos querían saber su secreto, ¿Que la mantenía asi?.Había el rumor frecuente que su familia no era precisamente lo que llamamos un ejemplo para los demás, tenía un marido siempre deprimido, triste y en ocasiones agresivo, unos hijos muy retraídos y hoscos, con un comportamiento irregular.

Martha tenía que trabajar obligadamente para sacar adelante a la familia, de hecho su pareja se encontraba sin empleo, con más razón era muy paradójico como era posible que en esas circunstancias permaneciera en excelente estado de ánimo todo el tiempo . 

Antonio era amigo de Martha, un muchacho muy optimista, trabajador,sin problemas mayores , el había tenido una infancia feliz, familia muy estable, pero Martha ¿que la hacía parecer (¿o ser) así?. 

“¿Martha, una pregunta-dijo el amigo- dime, ¿eres o pareces feliz? Muchos nos preguntamos como es posible que seas tan amable y de buen caracter viviendo una realidad tan dificil?” “Mira –dijo la amiga- no eres el primero que me haces esta pregunta, te la voy a contestar. La verdad es que no siempre fué así, de niña mi realidad era compleja, en palabras de la gente fuí “insoportable” “¿Entonces que pasó? Dijo Antonio. “Sufrí una especie de shock-dijo la amiga-. 
Por una circunstancia tuve que ir a un hospital, durante algunos días estuve ahí casi abandonada, nadie me visitaba, salvo los médicos y enfermeras, empezé a platicar con los otros pacientes, yo creo que mis pláticas eran puras quejas a consecuencia de los problemas en mi casa, estaba amargada”, uno de ellos me dijo “ Observa jovencita quejumbrosa, no tengo casi piernas, mi padre casi me las destrozó a pedazos con una pala,ve mi nariz, me empujó por la escalera y es fecha que solo puedo respirar por la boca, mi madre veía aquella escena de horror- “No sigas, no sigas , por favor”,-decía ella-. Sus palabras fueron en vano. 

“Ahora que te oigo hablar noto que te has quejado todo el tiempo aquí, solo por que has sufrido un infección.No sabes como te estas dañando con eso. Pregúntame ahora que fue lo que hice, “Me iimagino que has odiado a tu padre todo el tiempo” –dijo la joven-. No, más bien reflexioné en ese momento sobre que le abran hecho a mi padre para que se desquitara así conmigo, porqué tanto coraje. Cuando me recuperé, si esto se llama recuperarse, fui con el, El pobre estaba muy alcoholizado pero conciente, le dije “Papá quiero hablar contigo” “No quiero saber nada -me dijo el-, vete”, “Papá no me voy ¿dime porque me hiciste esto? “No se - me dijo de nuevo el, aléjate,quiero seguir bebiendo” , No,si no me contestas-dije - ¿“Que quieres que te diga?-replicó mi padre (tu abuelo) me golpeó muchas veces, no supe de un beso. un abrazo, de una caricia, y quieres que yo te las dé, mejor ya vete por favor, No, -le dije-desde esta silla de ruedas déjame acercarme a ti y le solté un beso y como pude lo abrazé y le dije “Te amo , te perdono”, Mi padre empezó a llorar a llorar, y las únicas palabras que le escuché fueron “Perdóname, yo tambien te amo , pero no se porque te lo estoy diciendo, nunca aprendí a decir eso”. Toda mi familia se quedó atónita por mi atrevimiento, pensaban que sería mi ultimo día, por lo que hice y la manera como reaccionaba mi padre.
“Ahora si entiendes porque soy así Antonio –dijo la amiga- ahi descubrí que la vida era perdón y amor. Desde ese momento pasara lo que pasara, dejé de quejarme y solo pienso a cada momento lo que han sufrido otros por ser así y tratar de esa manera a los demás. Lo único que puedo dar es perdón y más amor. Creeme, no fue fácil, pero comprendí y me prometí a mi misma que yo sería feliz toda mi vida y seguiría dando esa felicidad y alegría a los demás. 

Hoy mi familia ha ido cambiando paulatinamente, pero lo más importante es que yo no me deprimo, diario me digo a mi misma “Soy feliz, solo hay perdón y amor para los demás, Desde entonces empezé a sanar y ayudar a sanar. 

Antonio conmovido solo pudo decir: “Que privilegio he tenido de vivir en una familia con amor, debo siempre dar gracias, ya veo que no solo pareces feliz Martha, lo eres de manera auténtica y sincera, todo un ejemplo, “Gracias, hoy he recibido una gran lección” terminó diciendo el amigo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario