domingo, junio 07, 2020

¿PUES QUÉ DIJO PEDRO SALMERÓN QUE LE COSTÓ EL PUESTO?

Por: Cesar Sánchez Tudon

Siempre he sostenido que “no es tanto lo que se dice, sino quien lo dice”, si es un personaje el que habla, critica, condena o recomienda, entonces todo el mundo pone atención en lo que dice, pero si el que emite una opinión es desconocido, nadie le pone atención y su comentario se pierde, se diluye.
Pedro Salmerón, un historiador reconocido, académico muy respetado, al que le inventaron un puesto, todo para incluirlo en el Gabinete de AMLO, lo hicieron Director del Instituto de Estudios Históricos de las Revoluciones en México, hasta hace unos días, al cual tuvo que renunciar, tras de sus desafortunadas declaraciones en torno al asesinato del empresario Neolonés Don Eugenio Garza Sada. 
Don Pedro, no es político, por eso sin desenfado y sin meditarlo, declaro: “que un puñado de jóvenes valientes fueron los que le arrebataron la vida al prominente hombre de negocios, Don Eugenio Garza Sada”. 
Todo es verdad, pero le ganó su condición de académico y no matizo siquiera lo dicho. 
Aquel fatídico 17 de septiembre de 1973, un comando guerrillero llamado Liga Comunista 23 de septiembre, asaltó al vehículo donde se trasladaba Don Eugenio con el propósito no de asesinarlo, sino de plagiarlo y ni siquiera pedir millones por su rescate, más bien pretendían primero hacerse notar, después canjearlo por presos políticos (la lista era de 52) y por último que se publicara en todos los medios de difusión una proclama para que el pueblo de México supiera la ideología de la liga. 
El comandante del grupo guerrillero era Elías Orozco, nativo de San Fernando y egresado de la escuela de Agronomía de Cd. Mante. Un hombre de ideales, no un criminal, convencido que el único y verdadero cambio en México se conseguiría por medio de las armas. 
Fue aquí, en Cd. Mante, donde se gestó la idea de la liga, estaba fresca la herida del 68, donde muchos jóvenes mantenses habían participado activamente y el gobierno los desapareció como el caso de el Gran Líder Estudiantil Guadalupe Mayorga, del que no se supo nada de él, después que fuerzas federales lo secuestraran en el trayecto de TampicoMante donde viajaba para asistir a sus estudios en la facultad de Leyes de Tampico, por ahí afirmaban que “Lupe el despeinado” como le apodabamos por su mechón de pelo lacio en la frente, había sido arrojado al mar, como entonces lo hacía el Gobierno del desalmado de Díaz Ordaz (para deshacerse de sus enemigos políticos). 
Guadalupe como Elías Orozco y el que escribe, pertenecía a la AJEF (Asociación de Jóvenes Esperanza de la Fraternidad) de la Logia Gregorio Osuna. 
En la AJEF, se formaron dos grupos, unos se decían “los Moderados” y otros “los Rabiosos”. De los segundos el guía Ajefista era Orozco, los discursos encendidos invitaban a la lucha armada, podemos decir que aquí fueron los inicios de la liga 23 de septiembre, por cierto que en el enfrentamiento donde falleciera por desgracia Don Eugenio, ahí también cayeron varios guerrilleros, uno de ellos del Mante, Carlos Hernández, muy apreciado amigo, el que de no haber muerto ahí, hubiera sido un ejemplar ciudadano, a Carlos lo trajeron a sepultar a su querido Mante, las tanquetas militares patrullaban la ciudad amedrentando a los habitantes, ni así impidieron que un puñado de jóvenes y familiares asistieran al sepelio de Carlos, donde Pedro Castillo Ríos, ante su tumba, pronunció un hermoso discurso de despedida que hizo llorar a los ahí reunidos entre alguno Juan Manuel González Vargas, estudiante de Leyes y magnifico orador y Gustavo Sánchez al que decíamos “el Chapul” pues es oriundo del ejido Chapultepec, ejido ya conurbado con el Mante. 
Elías Orozco, fue detenido y mucho tiempo encarcelado, sabemos de las torturas de las que fue objeto, pero al fin, por comprobarse que él no era el asesino de Eugenio Garza Sada, quedo libre y regreso a su añorado Mante, el Partido del Trabajo, lo postulo en su momento para Diputado Local y fue aprobado por el voto popular. Hizo un buen papel como Diputado, defendiendo siempre las causas justas, hoy en día ya entrado en años, sigue activo políticamente, ahora a un lado de su compañero de andanzas Héctor “el negro” Domínguez colaborador de Andrés Manuel López Obrador y famoso líder de la otrora huelga universitaria para conseguir la autonomía, junto con los destacados estudiantes de Leyes y cabezas de la huelga, los hoy prominentes licenciados Leonardo Bonilla Barrios, Florencio Bonilla, Juan Vite, José Luis Gaytán Godínez y el destacado Matense abogado Pascasio Méndez, todos ellos saben la verdad porque la vivieron, conocen a Elías y supieron lo exacto de los hechos y aun así aunque ha pasado el tiempo y cambiaron las cosas, son cautos al hablar porque saben que “no es lo que se dice, sino quien lo dice.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario