sábado, agosto 08, 2020

En Arandas:

El duende del panteón municipal

“Rescate cultural de leyendas” 
Las narrativas, descripciones, historias, relatos y/o leyendas que aquí se publican, son algunos productos de aprendizaje del curso-taller “Expresión Oral y Escrita” que imparte el Mtro. Pablo Huerta Gaytán a estudiantes del Centro Universitario de Los Altos, de la Universidad de Guadalajara. En algunos casos, en el texto se mezclan la imaginación, realidad y ficción para, a partir de la leyenda, llegar incluso al cuento. 

Por Nancy Coronado Aguirre
2° Semestre de Lic. en Contaduría Pública

Hace algún tiempo vivía un hombre en un rancho, ubicado entonces relativamente cerca del centro de Arandas, Jalisco. Se cuenta que solía ser agradable y gentil, pero por razones desconocidas su comportamiento comenzó a cambiar, dejó de ser la persona accesible que todo el pueblo de aquellos años conocía y comenzó a aislarse, causando desconfianza entre las personas del lugar. 
En uno de los viajes que solía hacer al centro de Arandas para comprar víveres y productos necesarios, al terminar sus compras, ese día le tomaron más tiempo de lo normal, decidió regresar a su rancho, en el camino rumbo a su casa, tenía que cruzar el panteón municipal de Arandas. 
Fue esa noche fría de invierno, el viento era tan fuerte que calaba hasta los huesos y hacía sonar intensamente las hojas de los árboles, al chocar unas contra otras, eran alrededor de las 9:00 de la noche, el sujeto se dirigía caminando tranquilamente a su casa, de pronto el fuerte sonido del viento lo empezó a alterar e inquietar un poco, mientras se acercaba más al panteón municipal más alterado parecía, su comportamiento daba a entender que se sentía observado, pues cada pocos pasos volteaba alrededor y buscaba con la mirada algo en la obscuridad del bosque que envolvía el camino. 
Un terror inexplicable le empezó recorrer el cuerpo y se sintió incapaz de controlarlo, intentó agudizar sus oídos en busca de cualquier sonido extraño en el ambiente, que le diera alguna pista y dar con quien lo observaba. 
El hombre empezó a escuchar unas risas espeluznantes que, al parecer provenían del interior del cementerio, ubicado aún frente a él, decidió caminar rumbo a las puertas enormes del panteón para averiguar de qué se trataba el sonido que escuchaba y cerciorarse si el terror que sentía era en su interior o todo estaba en su cabeza. 
Pasaron por su mente muchas suposiciones, una de ellas fue que quizás los sonidos eran de alguna bruja, que según rumores de la localidad, solía pasearse por aquellos rumbos. Pronto se dio cuenta que no era esa la fuente de aquellos sonidos extraños, pues al asomarse por la puerta no se veía a nadie dentro de aquel lugar. 
Al darse la vuelta para seguir el rumbo hacía su hogar, vio a lo lejos en medio del camino, a un niño que parecía estar jugando. Decidió acercarse para preguntarle al pequeño la razón por la cual estaba allí tan tarde, cuando observó con más claridad se quedó inmóvil, pues se dio cuenta que la figura pequeña que había visto en el camino no era de un niño, sino que se trataba de un duende que lo miraba fijamente con aquellos ojos verdes y vacíos. 
El duende con sonrisas macabras animaba al hombre a acercarse, pero cuando se negó a hacerlo, el duende comenzó a conjurar hechizos para que el sujeto se arrimara, al acortarse la distancia entre uno y otro, el ser extraño tomó la mano de aquel hombre y lo llevó al interior del monte. 
Se dice que después de eso, jamás se volvió a ver a ese señor de nuevo y que algunas noches, en ese lugar se escuchan gritos de pena y sonidos diabólicos, también se cuenta que el hombre fue asesinado a manos de aquel duende y su alma anda penando en ese lugar, igual se rumora que se siguen observando aquellos seres extraños por el lugar y se recomienda que si alguien llegara ver a esas criaturas, evite mirarle directo a los ojos... 
------------ 
NOTA. Hay quienes ven a la leyenda como resultado de hechos reales, a los que se agregan interpretaciones de enseñanzas válidas y hacen que la historia resulte más interesante. Pueden existir muchas versiones ligeramente diferentes de una misma leyenda porque su transmisión inicial ha sido oral.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario