sábado, agosto 07, 2021

Marcelino Serna, el inmigrante veterano de la Primera Guerra Mundial

Marcelino Serna destacó en valentía y hazañas militares en el ejército de Estados Unidos, a pesar de haber sido un inmigrante. 
Marcelino Serna fue un soldado de Estados Unidos que peleó en la Primera Guerra Mundial. Nació en Chihuahua y migró a Estados Unidos a los 20 años. A pesar de no haber sido ciudadano estadounidense, fue uno de los veteranos con mayor prestigio de la historia de ese país. 
Nació el 26 de abril de 1896, en la ciudad de San Francisco del Oro, un campamento minero a las afueras de Chihuahua. Debido a haber vivido en el seno de una familia pobre, decidió migrar ilegalmente a Estados Unidos a los 20 años. A pesar de no hablar inglés, comenzó trabajando en un ferrocarril y como peón en un campo de remolacha azucarera en el estado de Colorado. 
Los Estados Unidos le declararon la guerra el 6 abril de 1917: Serna fue detenido junto con otros jóvenes por policías federales es Denver, quienes le dieron dos opciones: ser deportado o servir en el ejército. 
Su historia militar 
Serna fue enviado a la 355 de infantería de la 89, División de la empresa B en el extranjero. El mexicano aún no sabía hablar inglés y se veía forzado a comunicarse con un compañero que era bilingüe para que él le tradujera lo que le decían. Una de sus hazañas más conocidas ocurrió en la batalla de San Miguel. Después de que un soldado alemán asesinara a dos soldados estadounidenses con una ametralladora, todos mantuvieron sus posiciones, con excepción de Marcelino quien continuó adelante. En una entrevista realizada por El Paso Times, Marcelino contó: Saltaba y corría 10 metros, luego me tiraba pecho tierra; seguí así, hasta que llegué al costado izquierdo del enemigo, y dos veces recibí un balazo en el casco durante mi recorrido. Al acercarme, lancé cuatro granadas a su posición: ocho enemigos salieron con las manos en alto y otros seis habían muerto en el ataque. Detuve a los prisioneros hasta que recibí apoyo de nuestras tropas. 
En otra ocasión, Marcelino capturó a 24 soldados enemigos sin ayuda. Cuando sus compañeros llegaron, optaron por ejecutarlos, pero Marcelino se opuso y se ofreció a escoltarlos, dando una demostración de empatía y compasión. 
Por su valentía militar se le han otorgado las siguientes medallas: 
Cruz de Servicio Distinguido, la segunda medalla de combate más alta de Estados Unidos 
Distinguido servicio Cruza Dos Croix de Guerre Francés con Palmeras 
Medalla de victoria de Verdún Francesa con cinco estrellas 
Medaille Militaire francés Croce al Mérito di Guerra italiano 
Medalla conmemorativa francesa 
Medalla francesa de San Mihiel 
Medalla de victoria con tres barras de campaña Dos corazones púrpuras 
El Paso Times 
Este historial hizo que se convirtiera en uno de los veteranos más condecorados de la historia de Estados Unidos. Obtendría la ciudadanía estadounidense pero no renunciaría a la mexicana. Tuvo seis hijos y se dedicó a trabajar hasta el momento de su muerte. Marcelino murió en febrero de 1992, en El Paso, Texas, y recibió honores militares en el cementerio nacional de Fort Bliss.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario