domingo, septiembre 12, 2021

Historias de amor

Dos de las 5 historias más trágicas de amor real en Hollywood Estos romances probaron las dulces mieles de la pasión pero quedaron sellados por el dolor y la pérdida Por Natalia Ruiz Parejas de Hollywood que protagonizaron trágicas historias en la vida real. 
La historia de Hollywood está atravesada por grandes historias de amor en cámara y fuera de cámara. Pero algunas, culminaron en horribles tragedias. 
Aquí, un repaso por algunas de las más tristes y recordadas. Natalie Wood y Robert Wagner: Cuando Natalie Wood tenía tan solo diez años cayó profundamente enamorada del actor Robert Wagner. Quizá habrá sido su sonrisa o sus enormes ojos azules, pero lo cierto es que la pequeña de ascendencia rusa soñaba con aquel hombre que años después se convertiría en su esposo y en una de las últimas personas en verla con vida. 
Natalie caminaba junto a su madre en un pasillo de la 20th Century Fox cuando vio a Wagner, de entonces 18 años. “Giré hacia mi madre y le dije ‘voy a casarme con él’”, confesó a la revista People en 1975. Se reencontraron en 1957, gracias a Rebelde sin causa, y tras un noviazgo muy breve, la pareja contrajo matrimonio. Sin embargo, al despegar la carrera de Natalie, pronto comenzaron a distanciarse y se divorciaron en 1962; las razones habrían sido varias, pero especialmente los celos que sentía Wagner de Wood, quien vivía el ocaso de su carrera en aquel entonces. 
Aunque ambos siguieron con su vida en 1970 se reencontraron en una cena y, al compartir una linda velada a la que siguieron otras invitaciones, finalmente se casaron por segunda vez dos años después. Finalmente, luego de idas y vueltas, Wood Wagner parecían estabilizarse como una de las parejas más importantes de Hollywood. 
Guapos, millonarios y felices. Sin embargo, todo terminó con una tragedia. La pareja Wood Wagner fue una de las más importantes en Hollywood durante los setenta. Su hogar fungía como punto de reunión para las grandes estrellas. Sin embargo, pronto se comenzó a hundirse. 
En la noche del 29 de noviembre de 1981 el cuerpo de Natalie Wood cayó en las aguas del Océano Pacífico, frente a Los Ángeles. 
La pareja se había tomado un descanso de tres días a bordo del Splendour, el lujoso yate en donde viajaban acompañados del también actor Christopher Walken. Y después de unas horas de beber sin medida y de lo que, según relataron algunos testigos de la escena, pareció una rencilla entre los tres, Natalie desapareció. 
La encontraron a la mañana siguiente, y comenzaron las investigaciones que en distintas ocasiones han señalado a Robert Wagner como “persona de interés”. 
Aunque el móvil permanece oculto hasta la fecha, versiones sostienen que se trató de un ataque de celos, como aquellos que ocasionaron su primer divorcio. Aunque esta vez no se habrían ocasionada en el éxito de Wood, sino en el triángulo amoroso en el que ambos estaban metidos. Joe Di Maggio, el beisbolista que tuvo a Marilyn Monroe en la cabeza hasta su último aliento “Había rayos y truenos, como dioses”, decían sobre la intimidad en la alcoba Marilyn y Di Maggio. 
 Ya habían pasado más de 30 años desde aquel día en que Marylin Monroe fue hallada sin vida en el dormitorio de su casa en Brentwood, California, el 5 de agosto de 1962. Sin embargo, cada semana sin falta, decenas de fl ores llegaban a su lápida . ¿El remitente? Joe Di Maggio. 
El hombre que la amó, según el biógrafo del beisbolista Dr. Rock Positano, más que ningún otro. La amaba por su belleza, sí, como cualquier otro; pero sobre todo por su dulzura, su inocencia y su perspicaz inteligencia. 
Y su repentino fallecimiento dejó un dolor incurable en el atleta. Joe y Marilyn se casaron en 1954 y, aunque el matrimonio duró apenas nueve meses, una vez que la rubia decidió separarse de él porque, según argumentaba, él ejercía “crueldad mental” sobre ella; el atleta no dejó de preocuparse por su exesposa. 
Aun cuando Marilyn había saltado a la siguiente relación y en 1961 terminó con el escritor Arthur La relación entre ambos alcanzó un nivel de “obsesión” y, antes de casarse, vivieron un romance Miller, Joe quiso apoyarla y la retiró de la clínica psiquiátrica en la que se había internado por su “fragilidad emocional” para buscarle refugio en un campo de entrenamiento de los Yankees en Florida. 
No obstante, la relación entre la superestrella y el atleta está llena de episodios sumamente escabrosos. Aunque, según argumenta el biógrafo del deportista, todo tenía un solo motivo: el amor y la protección que Joe buscaba proporcionar a la actriz. Finalmente, la tumba de Marilyn se quedó sin flores en 1999, cuando el beisbolista falleció a causa del cáncer de pulmón que padecía. En el lecho de su muerte, Joe todavía la traía en la cabeza el recuerdo de aquel amor: “Al fin voy a poder ver a Marilyn”, pronunció.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario