domingo, abril 10, 2022

Cinco grandes legados de Porfirio Díaz a México

Fue durante el mandato del polémico personaje que se impulsaron algunas de las instituciones o desarrollos más importantes en el país 
El Porfiriato (1876-1911) se caracterizó por grandes avances en el país de los cuales hoy en día aún se gozan sus beneficios, o fueron los precursores de lo que después se convertiría en lo que conocemos ahora. El desarrollo económico y la modernidad del país fue algo que impulsó el presidente Díaz y también las élites políticas o los intelectuales de los sectores dominantes. Los objetivos de la política de Díaz serían resumidos en “orden y progreso”. 
Al inicio del mandato de Díaz, el país contaba con 666 km de vías férreas y a su fin en 1910, la red era de 19 mil 528 km; los cuales representan 80% de la longitud total en nuestros días. La construcción de algunos ferrocarriles respondió directamente a la necesidad de exportar o movilizar el mercado interno de productos agrícolas. Esto tuvo efecto en otros sectores como el comercio, la industria y las finanzas, además de incentivar el desarrollo de la infraestructura de comunicación como serían las instalaciones portuarias, los telégrafos y el teléfono. La red ferroviaria del país enlazó al país del norte a sur por medio de sus dos fronteras. 
Las grandes obras arquitectónicas del gobierno del general Díaz fueron encargados a arquitectos franceses e italianos. El Palacio Legislativo a Émile Bénard y Maxim Roisin; el Palacio de Bellas Artes y el de Correos a Adamo Boari. El Palacio de Bellas Artes, con un estilo Art Nouveau y Art Decó, fue inaugurado el 29 de septiembre de 1934, la obra fue iniciada durante la presidencia de Díaz. El Ángel de la Independencia fue inaugurado en 1910 con motivo de la conmemoración del centenario de la Independencia de México. Al presidente también se le atribuye la construcción de las colonias Roma y Condesa. La UNAM que hoy conocemos, siendo una de las universidades más importantes de América Latino, no hubiera sido posible sin Porfirio Díaz. La propuesta de crearla fue presentada en abril de 1910 por Justo Sierra, escritor periodista y político mexicano, quien expuso el proyecto a la Cámara de Diputados. El 26 de mayo de 1910, Porfi rio Díaz emitió un decreto para la creación de la Universidad Nacional de México, para el año 1929 se convirtió en Autónoma. El 22 de septiembre de 1910 se llevó a cabo la inauguración de la universidad en el anfiteatro de la Escuela Nacional Preparatoria. 
Para el año 1985 la UNAM se convierte en la primera universidad de habla hispana en tener una Defensoría de los Derechos Universitarios. 
Antes del Porfiriato, la telegrafía había llegado en 1849, con el ascenso al poder de Porfirio Díaz la red telegráfica pasó de 8 mil kilómetros a más de 40 mil kilómetros de longitud en este periodo, pues entendió la importancia de la comunicación; sin embargo, el dinero era limitado. En 1878 se realizaron las primeras llamadas telefónicas en la República Mexicana, con Díaz se hicieron contratos en 1903 a compañías que hoy en día se formarían en Teléfonos de México (Telmex), y esto generó la duplicación de sistemas telefónicos. El 16 de septiembre de 1878 fue instalada la primera línea telefónica privada entre el Palacio Nacional y el Castillo de Chapultepec donde Díaz pudo realizar esta famosa llamada En los siguientes 10 años este medio había crecido tanto que se publicó el primer directorio telefónico. En los siguientes 10 años este medio había crecido tanto que se publicó el primer directorio telefónico. 
 Durante el Porfiriato se impulsaron la ciencia y la tecnología, y siguen vigentes hasta nuestros días. La institucionalización de la ciencia y el desarrollo de investigación original alcanzó el reconocimiento mundial de la ciencia mexicana y un aumento de 300% de la productividad científica. Se crearon también las asociaciones científicas como la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y la Sociedad Mexicana de Historia Natural. En materia de salud, se comenzó el control de epidemias gracias a la creación del primer Código Sanitario de nuestra historia en 1891 y del Reglamento de Sanidad Marítima en 1894.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Mayo 2022