sábado, mayo 07, 2022

En Tepatitlán de Morelos:

 La sombra de Roberto

Por Karen Arleth Galindo Gutiérrez 
Lic. en Negocios Internacionales, 
1er. semestre 
CUALTOS

El Portón de las leyendas 
Las narrativas, descripciones, historias, relatos y/o leyendas que aquí se publican, son productos de aprendizaje del curso-taller “Expresión Oral y Escrita” que imparte el Mtro. Pablo Huerta Gaytán a estudiantes del Centro Universitario de Los Altos, de la Universidad de Guadalajara. En algunos textos se mezclan la imaginación, realidad y ficción para, a partir de la leyenda, llegar incluso al cuento.

Era el año 1989. Mis abuelitos en ese entonces vivían por la calle García Ramos en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, en una casa pequeña la cual tenía un pasillo descubierto que conectaba a la sala con la cocina. 
Mi tía Ana ese año tenía sólo 17 años de edad. Ella trabajaba por las tardes y en las noches al llegar a su casa, siempre se dirigía a la cocina para cenar. 
De repente una noche que mi tía quiso ir a la cocina, al pasar por el pasillo, se encontró con la silueta de un hombre alto y delgado que llevaba puesta una gabardina negra. 
Mi tía aterrada al ver la figura del hombre corrió lejos de los pasillos y comenzó a gritar de manera desesperada por ayuda: “Auxilio por favor ayúdenme hay un hombre en la casa”, decía mientras sus ojos se le llenaban de lágrimas. Uno de mis tíos fue a revisar si había alguien pero no encontró nada. 
Esta misma situación volvió a ocurrir en repetidas ocasiones: Mi tía volvía a encontrase con la silueta de aquel hombre, pero cuando alguno de mis tíos iba a revisar para darse cuenta de lo que pasaba, no encontraban a nadie por ningún lado, ni en la azotea, por lo que mis abuelitos y tíos comenzaron a pensar que la figura de aquel hombre podría haber sido sólo producto de la imaginación de mi tía. 
Otro de esos días como a las 11:00 de la noche cuando mi tía había llegado a su casa, pero esta vez iba acompañada con una amiga, de repente ambas al pasar por el pasillo se encontraron la misma silueta que parecía del mismo hombre, ambas espantadas gritaron frenéticamente por ayuda. Mi abuelito corrió a ver qué ocurría y él mismo pudo observar también la silueta de aquel hombre, mi abuelito espantado le lanzó un zapato a esa figura y desapareció en el abismo de la noche. 
Los tres quedaron horrorizados. 
 Mi tía y su amiga no pudieron aguantarse y comenzaron a llorar del horror. Fue hasta ese día que todos le creyeron a mi tía. Todos ya se preocupaban por lo sucedido, así que mi  
abuelita comenzó a preguntar a las vecinas, si sabían de esa sombra y de quién podría haber sido, porque había estado asustando a su hija (mi tía) o si acaso ellas también habían visto algo. Cuando mi abuelita le comentó lo ocurrido a la vecina que vivía en la casa de su lado izquierdo, la vecina le dijo, no te preocupes ese hombre que ha estado visitando a tu hija es el espíritu de Roberto, mi hijo fallecido y le mostró una foto de un señor alto y delgado con una gabardina de igual aspecto al que había visto mi tía. 
La vecina le contó a mi abuelita sobre su hijo Roberto, quien hacía muchos años había emigrado a los Estados Unidos con la promesa de que algún día regresaría a México al lado de su familia e iría a visitar a la Virgen de San Juan, en agradecimiento por ayudarlo a cruzar la frontera. Lamentablemente explicó con tristeza que su hijo fue asesinado años después por lo que nunca pudo cumplir esa promesa que le había hecho a la virgen. 
La vecina le contó que días atrás el espíritu de su hijo la había visitado a ella y le dijo que si podía cumplir su manda en su nombre, porque esto no lo dejaba descansar en paz. 
Al siguiente fin de semana la vecina de nombre Josefina, junto con toda su familia fueron a San Juan a cumplir la manda de Roberto. 
A partir de ese día mi tía Ana jamás volvió a ver aquella silueta. 
Y desde ese entonces la historia de lo ocurrido se convirtió en una leyenda de la calle García Ramos y la memoria de Roberto quedó por siempre presente en las familias que habitan en las casas de esa calle. ------------ 
NOTA. Hay quienes ven a la leyenda como resultado de hechos reales, a los que se agregan interpretaciones de enseñanzas válidas y hacen que la historia resulte más interesante. Pueden existir muchas versiones ligeramente diferentes de una misma leyenda porque su transmisión desde su origen ha sido oral.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Mayo 2022