sábado, mayo 07, 2022

Leyenda maya de la creación del mundo

 Por: Karin Aroche | El Popol Vuh, libro quiché, cuenta la historia de los dioses y la leyenda maya de la creación del mundo y de los seres de la tierra. Las historias mayas del libro quiché, en el Popol Vuh, cuentan cómo los dioses crearon el mundo y al hombre. Fueron creencias que explicaban los orígenes de la humanidad, con los elementos de la mitología maya. 
Se decía que solo el cielo y el mar existían. Los dioses, llamados Tepeu y Gucumatz, eran los únicos en el mundo. Vestían plumas verdes y por eso se les conocían como Serpientes emplumadas. Los dioses tuvieron una reunión y se pusieron de acuerdo para realizar la creación. 
El Corazón del Cielo, que se llamaba Huracán, llevaría a cabo los planes. Tepeu y Gucumatz hablaron la palabra Tierra y enseguida nació. Salieron del agua las montañas y de ella nacieron los árboles. Luego, nacieron los animales de las montañas, que eran guardianes de las selvas: los venados, pájaros, pumas, jaguares y serpientes. 
A cada uno le dieron su hogar. Los dioses le hablaron a todos los animales: «Hablad, gritad, gorjead, llamad. Hablad cada uno según vuestra especie, según la variedad de cada uno». Y se les indicó que invocasen y adorasen a los dioses. Pero no podían hablar, solo cacarear, mugir y graznar. No tenían lenguaje. Entonces, los dioses formaron humanos de barro. Pero este material se caía, se mojaba y cambiaba de forma. 
La cabeza no se movía y no podían ver. Al principio hablaban, pero con incoherencia. Así que destruyeron esta creación. Los dioses de nuevo hicieron reunión y acordaron crear formas de hombres con madera. Así se hizo y los hombres podían hablar. 
De esta forma vivieron y engendraron, pero no tenían ingenio. No se acordaban de sus creadores y decayeron, se secaron. Entonces los creadores mandaron una inundación para llevarse esa creación y se deshicieron de ellos. Los que huyeron se convirtieron en monos en las selvas. De nuevo se reunieron a discutir los dioses la creación del ser humano. Mientras sucedía esto, nacían mazorcas amarillas y mazorcas blancas, que fueron llevadas ante ellos por un zorro, un coyote, una cotorra y un cuervo. 
 Entonces usaron la mazorca y esta se volvió la carne, sangre y músculo de los hombres. 
Los primeros seres humanos se llamaron: Balam-Quitzé, Balam-Acab, Mahucutah e Iqui-Balam. Estos cuatro hombres dieron gracias a los creadores. Podían ver y oír, eran muy sabios y conocían todo. A los dioses no les gustó esto, no querían que los hombres conocieran todo y turbaron sus ojos. Ahora solo podían ver lo que estaba de cerca y ya no eran tan conocedores. 
Fue entonces cuando decidieron crear a las mujeres, esposas de estos cuatro hombres. Los nombres de las mujeres eran: Cahá-Paluna, mujer de Balam-Quitzé; Chomihá, mujer de Balam-Acab; Tzununihá, mujer de Mahucutah; y Caquixahá, mujer de Iqui-Balam. Así, se reprodujeron, adoraron y rezaron a los dioses.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Mayo 2022